Las nuevas casas pasivas que se van a construir en Cuenca, diseñadas para ganar en salud y ahorrar dinero

Las viviendas mantienen la temperatura interior entre 20 y 22 grados durante todo el año y sin aparatos de calefacción o refrigeración gracias a la tecnología que llevan instalada y mejoran el confort al renovar y filtrar constantemente el aire

La nueva promoción de casas pasivas que próximamente se va a construir en Cuenca capital está diseñada para ganar en salud y ahorrar dinero. Y es que se trata de las primeras viviendas Passivhaus certificadas que va a haber construidas en toda la provincia, una certificación que persigue la máxima eficiencia energética y que supera en todos los aspectos los estándares de construcción del momento y los códigos técnicos aprobados.

Los edificios actuales consumen alrededor del 40% de total de la energía del planeta, con la contaminación que ello conlleva. Este estándar Passivhaus se origina en Alemania a finales de los años 80 con una idea clara: conseguir una casa que consuma lo mínimo posible. Se basa en levantar construcciones que tengan el mejor aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones y una máxima calidad en el aire interior. Así, se puede aprovechar la energía del sol para una mejor climatización, con una gigantesca reducción de consumos y, por consiguiente, ahorro en las facturas.

Esta promoción de Ecovillas que va a llegar a la capital conquense se trata de una autopromoción gestionada por Viviendas Montalbo y levantada por Apolinar Cócera. Estará situada en el barrio del Cerro de la Horca y son en total doce viviendas que tendrán una superficie construida aproximada de 220 metros cuadrados.

Unas casas en las que se duerme mejor

Las viviendas que poseen este certificado están pensadas para que ellas solas sean capaces de mantenerse entre 20 y 22 grados centígrados durante todo el año, sin necesidad ni de calefacción ni de aparatos de aire acondicionado. Esto hace que se multiplique el confort en sus interiores, y de hecho se duerma mejor, pues no hay convección de aire de ningún tipo y las capas de temperatura están distribuidas de forma uniforme por todo el habitáculo.

Este confort máximo se consigue gracias a la combinación de dos sistemas: uno aislante y otro de ventilación. No obstante, por si fuera necesaria una temperatura superior en la vivienda a los 20-22 grados que garantiza de forma pasiva, hay una caldera de gas instalada para el agua caliente que tiene ciertos elementos para poder subir la temperatura de forma puntual. Eso sí, el gasto será mínimo en comparación a otras viviendas sin estas tecnologías.

Una construcción cuidada hasta el último detalle

La construcción de estas casas está cuidada hasta el más mínimo detalle para conseguir llegar hasta el certificado Passivhaus, el más exigente de todos los que existen. En primer lugar, se aseguran que no hay ninguna filtración ni puentes térmicos, con una máxima hermeticidad. Se instala un aislamiento exterior de gran espesor, entre 12 y 16 centímetros, que es ni más ni menos que el triple de lo que se viene utilizando en la actualidad en las construcciones.

Su condición de aislante exterior es lo que consigue que no haya puentes térmicos ni por ventanas ni por forjados. También se incluye una calidad superior en las ventanas que se instalan. En este caso, se incluyen unas de triple cristal y un gas inerte que sirve para multiplicar exponencialmente sus propiedades aislantes respecto a las típicas de doble climalit.

La segunda de estas tecnologías que posee consiste en una máquina de ventilación que intercambia el aire del interior con el del exterior, que eso sí, introduce en la casa previamente aclimatado. Gracias a este sistema no es necesario abrir las ventanas para mantener ventilada la vivienda, y es esta tecnología la que se encarga de mantener no sólo la temperatura, sino la máxima calidad de aire en el interior. Además, las personas que sufran de alergias verán mejorada su calidad de vida, pues lleva instalados unos filtros antibacterias y antipolen que eliminan toda la polución y mejoran el confort al suprimir las partículas en el aire.

Viviendas de tres plantas

Las viviendas que se van a construir cuentan con tres plantas, y han sido diseñadas para la posible instalación de un ascensor con la mínima afección sobre la construcción. En el sótano se sitúa un garaje particular con capacidad para cuatro vehículos con puerta automática accionada con mando a distancia. En la planta baja se localiza un patio de entrada, el salón comedor y la cocina, un patio trasero, un dormitorio y un aseo; y en la primera planta hay tres dormitorios, el principal cuenta con vestidor y baño, y un baño adicional.

El precio de esta autopromoción de viviendas es de 283.000 euros más IVA. Los interesados pueden ponerse en contacto con Viviendas Montalbo en el número de teléfono 670 849 591 o en el siguiente email: david@viviendasmontalbo.com.