Rujamar espera tener operativas sus oficinas centrales a finales de año y la nueva planta de ovoproducto en 2023

El polígono Sepes y el Parque Científico y Tecnológico, entre las posible ubicaciones para las instalaciones en la capital conquense que enfocará a liderar la producción de huevo en polvo para la exportación

Rubén Martínez García.CEO de Rujamar.Fotos:Esteban de Dios

Rubén Martínez, CEO de Rujamar, ha avanzado que la instalación de las oficinas centrales y la nueva planta de ovoproducto en la capital conquense obedece a las propias necesidades de la empresa avícola, líder a nivel nacional en producción alternativa, con el 100% de nuestras gallinas libres de jaulas, un nivel de facturación de facturación 30 millones de euros y una la plantilla que ronda los 140 empleados.

Martínez precisa que la planta de ovoproductos «es una idea que la llevo teniendo desde hace cuatro o cinco años y creo que ahora es el momento de llevarla a cabo por la situación del mercado y por el crecimiento que experimenta la compañía. Qué mejor sitio que en mi querida Cuenca aunque no es el mejor sitio por ubicación. Por ejemplo, Tarancón y Honrubia están mejor comunicados, otros sitios de fuera de la provincia también…el principal mercado está en Madrid y estar cerca siempre es mejor. Pero, al final, estar en la capital es un sobrecoste que creo que podemos asumir y se puede ver recompensado con la satisfacción de tener esta gran fábrica donde vivo».

La planta de ovoproductos va a estar basada en tres pilares fundamentales: huevo cocido, huevo líquido y huevo en polvo. «De esta última, hay muy pocas empresas. Sólo dos y pequeñas que se dedican a ello. Ahí es donde queremos poner nuestro foco principal teniendo capacidad para poder hacer gran cantidad de huevo polvo para exportar a cualquier parte del mundo. Como mínimo son 40 personas. Luego, dependiendo del proceso que hagamos al producto final, se puede incrementar esta cifra, incluso duplicar o triplicar esa plantilla. Si hacemos bolsas de albúmina de clara, en formato pequeño, y con diferentes sabores pues ya son 20 puestos de trabajo ahí». 

Estas mismas fuentes han destacado que «en este sector de la avicultura de puesta tienes que estar constantemente innovando y aclimatándote a los nuevos cambios. Las oficinas centrales del grupo suponen unas 15 o 17 personas que actualmente estamos en San Lorenzo de la Parrilla. Es una buena noticia para la capital no sólo por estos puestos de trabajo directos sino por la multitud de visitas que tenemos en los diferentes departamentos: calidad, producción, dirección, finanzas, administración…».

Construcción compleja

En cuanto a los plazos, el CEO de Rujamar señala que «para las oficinas centrales tenemos previsto que estén a finales de este año o, como muy tarde, el primer trimestre del año que viene. Y la planta de ovoproducto, que va a ser la más grande de Europa, conlleva una construcción compleja. Llevará año y medio la construcción más otro medio años de accesos, viales,…Nuestra idea es empezar con el proyecto a finales de este año y tenerlo terminado a finales de 2023. Eso no quiere decir que antes no tengamos actividad porque se puede compaginar.  Según las dos empresas que me están asesorando para cerrar el presupuesto de esta planta, las más grandes del mundo, me han dicho que no hay ninguna fábrica parecida. Hay que huevo líquido más grande, de huevo cocido también, así como de polvo pero no en una misma planta que tenga las tres líneas de producción».

Por otro lado, el máximo responsable de la empresa ha indicado que «tenemos tres ubicaciones pero hoy aún no hay una decisión firme. Sí sabemos que será en Cuenca capital. Una de ellas es el Parque Científico y Tecnológico pero tengo que enterarme bien de cuáles son las condiciones, características, plazos…Otra opción muy viable es el polígono Sepes. La tercera no lo puedo definir…pero sigue siendo en la capital».