El Incarlopsa Cuenca ofrece a los niños ucranianos refugiados que puedan seguir disfrutando del deporte

El club pone a disposición sus recursos para que los niños que lleguen puedan seguir entrenando y jugando al balonmano y puedan dejar a un lado el horror de la guerra

La sociedad española se está volcando desde todos los ámbitos con el pueblo ucraniano que se ha visto obligado a huir de su país por la guerra en el país del este. Cada día son más los ucranianos que llegan a España en calidad de refugiados tras escapar de los horrores de la guerra, dejando en Ucrania toda una vida y familiares que luchan por sobrevivir.

Desde el BM Incarlopsa Cuenca se ha querido tener un gesto de solidaridad y de ayuda con los más jóvenes, ya que acogerán en las categorías inferiores del club a todo aquel refugiado que quiera seguir disfrutando del deporte, tanto entrenando como jugando. De esta manera el deporte se convierte durante momentos en una vía de escape para alejar el pensamiento de la vida dejada en la zona de conflicto.

Entienden desde el club conquense que el deporte es un lenguaje universal que puede ayudar en momentos como este. Todo aquel interesado deberá ponerse en contacto con el propio club, con el coordinador, Juan Doldán o con el entrenador Eduardo Rodríguez, quienes les facilitarán toda la información necesaria en los siguientes teléfonos 656392318 y 657034225 o al mail [email protected]