La taranconera gracias a la que entiendes las películas y series

Entrevista con Judit Jiménez Cuenca, taranconera que se dedica a la traducción de videojuegos, películas y series

Ha trabajado como profesora, fotógrafa y dependienta, pero su pasión es «darle a la tecla; ser el conector entre dos culturas». Judit Jiménez Cuenca es una taranconera de 23 años que se dedica a la traducción audiovisual. Ella y sus compañeros de gremio son los artífices de que las barreras lingüísticas no sean un impedimento para acceder a películas, series y videojuegos concebidos en otros idiomas y geografías. Un trabajo casi omnipresente en el ocio actual pero cuyos detalles y secretos, son unos grandes desconocidos para el público general. Graduada en Traducción e Interpretación en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y formada también en Gante (Bélgica), trabaja desde que terminó la carrera como traductora autónoma especializada en el mundo audiovisual y los videojuegos, faceta que compatibiliza con las de docente de inglés, creadora de contenido y community manager.

«En el doblaje intervienen muchas más personas aparte del traductor, como actores de doblaje, ajustadores y el director»

De una manera sucinta y comprensible para legos, ¿qué es un traductor audiovisual?, ¿en qué consiste su trabajo?

Un traductor audiovisual es un profesional con un gran dominio de dos o varias lenguas (y de cómo traducirlas) que está detrás de una pantalla durante muchas horas para que entiendas y puedas acceder a todas las películas, series, documentales y programas que estén en una lengua distinta a la tuya. Ya sea a través de la traducción para doblaje, la traducción de subtítulos o la audiodescripción (en este caso el contenido está en tu lengua, pero facilita el acceso a personas con discapacidad auditiva) entre otras modalidades.

¿Qué hay que estudiar para ser traductor audiovisual? ¿De qué carreras proceden mayoritariamente los integrantes del gremio?

La carrera óptima para dedicarte a la traducción audiovisual es el grado de Traducción e Interpretación, que actualmente está disponible en muchas universidades públicas y privadas en toda España. Después lo suyo es especializarse con cursos o másteres. Es cierto que hay profesionales que han accedido al mundillo con otra formación de grados como Filología Inglesa o Lenguas Modernas, pero no es lo más común.

¿Ser traductor audiovisual es sinónimo de ser subtitulador o doblador? ¿Qué semejanzas y diferencias hay? ¿Qué otros perfiles profesionales intervienen en el proceso?

No exactamente. Voy a intentar explicarlo en pocas palabras.

En el doblaje intervienen muchas más personas (aparte del traductor) como los actores de doblaje (los que añaden la voz), el ajustador (el que se encarga de que haya sincronización con la imagen) y el director (que actúa como el director de una ópera). El traductor es el que se encarga de traducir del un idioma a otro (por ejemplo, del español al inglés) el guion de diálogos que leerán después los actores.

En la subtitulación solo interviene el traductor (que traduce los subtítulos de un idioma a otro) y el pautador para marcar los tiempos de los subtítulos si fuese necesario.

¿Cuáles son las fases de trabajo desde que se recibe un contenido en un idioma hasta que se ofrece listo para ser visto y escuchado por los hablantes de otro?

Una vez recibimos el material, lo primero suele ser documentarse muchísimo sobre el tema del que trata. No es lo mismo si es un documental de la fauna en Madagascar, que si es una serie de abogados. A partir de eso, dependiendo de la modalidad que sea, se traduce teniendo en cuenta muchos tipos de factores (sincronía, isocronía, reglas de subtitulación, coherencia, cohesión, etc.). Todo esto muy resumido, pero son días de trabajo e intercambio de correos.

¿Qué es lo más complicado?

Respecto a la traducción audiovisual en sí, traducir de una manera en la que el espectador ni se dé cuenta de que existes. Pasar desapercibido o destacar en menor medida (si es positivamente). Sobre la traducción en general hay mucho desconocimiento. Saber idiomas no quiere decir que sepas traducir. Respecto al mundillo en general, que los clientes valoren tu trabajo y te paguen bien.

«Para que sea un buen trabajo, traducir una película de 2 horas para doblaje puede llevar de 3 a 7 días»

¿Con qué idiomas trabaja? ¿Hay alguno que, por sus características, sea especialmente difícil de traducir? ¿Y otros que sean más sencillos?

Trabajo con inglés. Es decir, traduzco del inglés al español (siempre se traduce a tu lengua materna). Por suerte el inglés no es una lengua que tenga un alfabeto muy distinto al español, aunque a veces sea más breve y tengas que apañártelas en la traducción. De todas formas, eso no quiere decir que sea fácil, sigue teniendo muchos retos culturales o lingüísticos.

En los casos de lenguas con alfabetos muy distintos o culturas muy diferentes, el trabajo se puede dificultar mucho más.

¿Es muy diferente la traducción de un libro respecto a la de un producto audiovisual?

Claro. En la traducción de un libro «solo» cuentas con un texto, por así decirlo, en la traducción audioisual tienes que tener en cuenta, además del texto (lo que dicen), el audio y la imagen.

¿Y cambia mucho la manera de enfrentarse a la traducción de una película que hacerlo a la de una serie, un videojuego o un spot?

En sí de una película a otra puede haber una gran diferencia, así que imagine en un videojuego, que el vocabulario suele ser muy especializado y cuenta con otro formato.

Supongo que será difícil de cuantificar, pero, aproximadamente, ¿cuánto tiempo lleva la traducción de una película estándar? ¿Y la de un capítulo de una serie?

Como dice, es difícil decir un tiempo, depende del traductor, de la complejidad del encargo, de la duración, etc. En general, para que sea un buen trabajo, traducir una película de 2 horas para doblaje puede llevar de 3 a 7 días. Si es para subtitulado, puede ser un poco menos, 2 a 5 días. El capítulo puede ser menos por que suelen tener menos duración.

Sin embargo, este sería el tiempo ideal que suele estar alejado de la realidad, por desgracia. En este sector siempre hay prisas y la traducción es lo último que falta para estrenar una película o un capítulo y lo necesitan para ayer. Es un tema por el que se suele protestar mucho porque al final, entre que no se valora el trabajo y te exigen rapidez, se convierte casi en precario, aunque estés formado y lleves años traduciendo.

«Una buena traducción no debe ni mejorar ni empeorar el producto»

¿Una mala traducción puede arruinar una buena obra original? ¿Y una buena puede arreglarla?

Por supuesto. Pero por normal general, una buena traducción no debe ni mejorar ni empeorar el producto. Creamos un puente entre las dos versiones, no una autopista.

Hay un debate recurrente, y en ocasiones muy apasionado, ente los defensores del doblaje y los de la Versión Original Subtitulada, ¿cuál es su bando en esa guerra?

Como traductora, siempre seré del bando que defiende el doblaje por una sencilla razón (hay muchas más): el doblaje ayuda a la accesibilidad. Hay gente que no conoce más allá de su lengua y puede disfrutar de películas sin ningún tiempo de problema.

Como cinéfila, me gusta verlas en versión original en cualquier idioma, pero eso no quita que quiera que exista el doblaje. Además, ¡es mi trabajo! (Ríe).

Ver las películas originales y subtituladas al castellano, ¿ayuda realmente a aprender un idioma, el inglés por ejemplo?

Puede ser una manera, sí. A mí me ayudó mucho para mejorar mi vocabulario y cogerle mucho amor al inglés. En este vídeo de mi canal de traducción ofrezco varias recomendaciones para aprender inglés con series.

Sin ánimo de que rompa ningún acuerdo de confidencialidad, ¿cuál es la obra más famosa en la que ha participado? ¿Y el proyecto más interesante o del que más orgullosa se sienta?

La que más disfrute traduciendo y la que más me gusta como película no la puedo decir.

«De las traducciones de los títulos suelen encargarse el equipo de marketing»

En Internet abundan recopilaciones de traducciones de títulos de películas muy libérrimas y llamativas y, en ocasiones, desternillantes. ¿Se deben esas titulaciones a algún motivo que el público general ignora o son meros caprichos? ¿En esa decisión participan los traductores audiovisuales?

Es el típico tema que todo el mundo piensa que es cosa de los traductores, pero no, de eso suele encargarse el equipo de marketing que distribuye las películas. ¡Por favor, dejad de decirnos a los traductores que son malas traducciones! Jajaj. Son malas adaptaciones que se hacen, supuestamente, pensando en el público meta.

¿La tendencia actual es respetar al máximo el título original, casi en su literalidad, o a adaptarlo al máximo a la comunidad nacional o local a la que se dirige?

En la actualidad parece que se tiende a dejarlo como el original por la moda de que todo en inglés parece que mola más. ¡El español también es precioso!

«Es comprensible que haya una versión para España y otra México»

¿Para el mercado hispanohablante cuántas versiones traducidas se suelen ofrecer en grandes producciones? ¿Es partidaria de traducciones diferentes para el mercado español y los diferentes de Latinoamérica o abogas por unificar en una variedad estándar para todos?

Suele haber una versión para España y otra para México. Es comprensible. Hay muchas expresiones y vocabulario que no se usan en España y viceversa. Soy partidaria de la riqueza de la lengua, de eso sí.

«La proliferación de plataformas ha supuesto más demanda de profesionales, pero también pueden empeorar las condiciones por la rapidez que se necesita»

¿Cree que la labor de los traductores audiovisuales es apreciada y reconocida por el gran público y por la industria? ¿Por qué no hay, por ejemplo, premios Goya a la mejor traducción o al mejor doblaje?

En el mercado no está tan valorada como debería. En el mundo del cine, gracias a entidades como la Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual (ATRAE), cada vez está ganando más visibilidad. Llevan ya años organizando premios para traductores audiovisuales y de videojuegos.

¿Cuál es la situación en el sector en lo que se refiere a sueldos, paro, ofertas, etc…? ¿Se puede vivir de ello en exclusiva o es necesario compatibilizarlo con otros trabajos? ¿Está mejor o peor que en otros países?

Es un trabajo con mucha demanda. La mayoría somos autónomos y conseguir clientes es lo más duro, pero poco a poco, apoyándote en otros trabajos, se puede conseguir vivir de ello (o eso dicen, yo sigo todavía compaginándolo, pero llevo poco más de un año). En otros países europeos se paga mejor que en España e incluso tienen tarifas mínimas estándar. Aquí todavía nos queda mucho por hacer.

¿Cuánta gente hay dedicada a ello en España, aproximadamente?

Desconozco el número concreto, pero yo creo que en traducción audiovisual centenas de profesionales. Pero no tengo cifras para apoyarme. Si sumamos de otras especialidades somos miles. Hay muchísimas ramas en la traducción e interpretación.

¿Ha supuesto un aumento de oportunidades laborales para los traductores audiovisuales el éxito y proliferación de plataformas tipo Netflix, HBO, Amazon Prime y similares?

Muchísimo. Se crea más contenido, así que hay más demanda, pero también pueden empeorar las condiciones por la rapidez que se necesita como comentaba antes.

En su sector, y ciñéndonos solamente a cuestiones profesionales sin entrar en las sanitarias o sociales, ¿la pandemia de la COVID ha dañado o, por el contrario, ha significado una oportunidad?

Por lo que yo he vivido, la situación ha dañado el sector. Se producen menos películas y series, así que se contratan menos traductores audiovisuales y se invierte menos. Es una mala etapa, aunque si traduces otro tipo de contenido o trabajas en otros sectores puedes ir apañándotelas. También al ser autónomos está disponible una ayuda. De todas formas, creo que lo importante ahora es acabar con el virus para que no haya más fallecidos.

Si hay cualquier otra cuestión que desee añadir

¡Espero no haber desanimado a nadie! Traducir es una profesión preciosa si te gusta y se disfruta muchísimo. Además de la traducción audiovisual hay otras muchas modalidades y cientos de idiomas para traducir.

Para quien quiera contactar conmigo para cualquier duda o porque necesita servicios de traducción (ya sean audiovisuales o no), estoy disponible juditjimenezcuenca@gmail.com. También pueden encontrarme en las redes como @JuditTranslates (Twitter) y Judit Translates (Youtube).

¡Muchas gracias! Y espero que ya no digáis más «la traducción del nombre de esta película es malísima».