El Anaquel del 27 de diciembre

Juan Clemente Gómez

INFANTIL

  El salvaje Uff busca un hogar.- Michael Petrowitz.-Benedikt Beck.-Editorial  Edebé

Cuando Lio Peppel encuentra una pequeña criatura prehistórica peluda con una gran boca, se la lleva a casa. Pero mantener a su nuevo amigo oculto no es tan fácil: Uff enciende fogatas en el salón, se come la porcelana y decora la cafetería de la escuela con pinturas rupestres. Lio está encantado con la situación, pero sus padres y un malvado científico pronto se dan cuenta de su secreto y quieren atrapar a Uff:

El científico abrió la válvula de la bombona de gas, encendió un mechero Bunsen y calentó agua en un matraz de Erlenmeyer. Cuando el agua empezó a hervir, tiró un puñado de hojas de ortigas y las dejó cinco minutos. Como todas las tardes, se tomó la cocción verde directamente del matraz, acompañada de una cebolla cruda. (A partir de 8 años)

¡Menudo pájaro! –Rocio Bonilla.-Editorial  Algar

Carrasco es un niño curioso y espabilado al que le asaltan las dudas el día que su vecina se le queda mirando fijamente y le dice: « ¡Menuda cara de pájaro tienes!». ¿Qué ha querido decir la señora Manolita? ¿Que se parece a un pájaro? Entonces, ¿podrá volar? Resolver este misterio requerirá de todo su ingenio… (A partir de 5 años)

Rocio Bonilla (Barcelona, 1970) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y ha trabajado como diseñadora, pintora y profesora. En la actualidad, pasa la mayor parte del tiempo ilustrando libros y pintando murales de niños y niñas. Como madre de tres, está continuamente fascinada por los universos únicos y extraordinarios que estos crean, así como por su enorme voluntad y generosidad para compartirlos con los demás.  

ADULTOS

Vida consagrada

EXTRAVÍOS.-Entre descartes y subterfugios.-Fernando Donaire Martín.-Editorial San Pablo

La vida es puro extravío. Como la del autor de este libro que recoge, a modo de descartes o subterfugios, el delicado compromiso de pensar la vida. Lo hace a través del ritmo de la realidad en Espejismos, bebiendo de la fuente del Carmelo en Recreaciones, al hilo del tiempo y los viajes en Crónicas, asomándose al séptimo arte en Secuencias y viviendo otras vidas en Ficciones. Convencido de que el hilo de la Providencia es más fuerte de lo que pensamos y que cualquier vida, desde la fe, se escribe al compás de estos detalles que en principio fueron efímeros pero que juntos pueden dar sentido a la vida entera:

Si María hubiera escuchado la canción Corazón partío de Alejandro Sanz muchas de las preguntas que el autor lanza al aire las habría hecho suyas. Porque la vida de María, al igual que las nuestras, es un largo camino de pérdidas, sin embargo, las pérdidas o se incrustan en la memoria  de la vida o arden —como diría Gamoneda—en el crisol de la esperanza. Y María, la mujer de fuego, eligió prenderlas con la llama de la esperanza, evitando que se le pegaran las costras de la memoria…