El Banco de Alimentos de Cuenca se ve obligado a cerrar su almacén central por la pandemia

Lo hacen después de haber completado el 90% de sus repartos a las entidades de la fase III, por lo que las asociaciones que reparten los alimentos tienen los almacenes llenos

El Banco de Alimentos de Cuenca informa de que se ve obligado a cerrar su almacén central en la capital conquense, ya que la inmensa de sus voluntarios son jubilados, grupo de riesgo en esta pandemia, pero lo hacen después de haber completado el 90% de sus repartos a las entidades de la fase III, por lo que las asociaciones que reparten los alimentos tienen los almacenes llenos y están preparadas para cubrir las necesidades de los usuarios que lo necesiten».

«Redoblaremos los esfuerzos, si en necesario, para cubrir las necesidades de Cuenca y provincia dure lo que dure esta grave situación a la que nos enfrentamos», explica el Bando de Alimentos de Cuenca, que hace un llamamiento de solidaridad y humanidad en estos momentos tan difíciles para la sociedad conquense: «hoy es más importante que nunca no dejar atrás a los más desfavorecidos así como tampoco a todas y cada una de las personas a las que esta crisis va a dejar en unas pésimas condiciones económicas. Es responsabilidad de todos de cumplir la cuarentena y seguir las directrices marcadas por el Ministerio de Sanidad».

«Esta es una crisis sin precedentes en la historia reciente del país y nuestro trabajo no se va a detener. Seguimos abiertos en los canales telemáticos habituales: Redes sociales y correo electrónico (bancodealimentos_cuenca@hotmail.com).

Por último, el Banco de Alimentos quiere dejar constancia «de nuestro agradecimiento y admiración a todos los que está luchando contra esta pandemia, muchos jugándose la salud y, especialmente, a los voluntarios de los bancos de alimentos de toda España que no cejan en su empeño, pese a las circunstancias, de ayudar a los que lo necesitan».