Un grupo de trabajo permanente y material académico específico, las necesidades de las escuelas rurales

José María Martínez Navarro, coordinador del evento, ha justificado estas necesidades porque "la innovación pedagógica vendrá del mundo rural pero es necesario una minoría audaz que lo inicie"

La segunda sesión de las «Jornadas de Escuela Rural Conectada y Currículo LOMLOE» se ha centrado en la necesidad de crear un grupo de trabajo permanente sobre escuela rural en la provincia de Cuenca y en la elaboración de material académico específico para aulas multinivel en el entorno rural.

José María Martínez Navarro, coordinador del evento, ha justificado estas necesidades argumentando que «la innovación pedagógica de las próximas décadas vendrá del mundo rural y para ello es necesario una minoría audaz que lo inicie».

En esta jornada, celebrada este sábado 25 de noviembre en el CRA ‘Miguel Delibes de Villalba de la Sierra, se han puesto en común las distintas realidades y visiones sobre la escuela rural. La moderación ha corrido a cargo de Natalia Arias, vicedecana de Calidad e Innovación Educativa.

La sesión ha comenzado con la presentación de las conclusiones de sus Trabajos de Fin de Grado de varias alumnas de magisterio recién graduadas. Todos estos trabajos están centrados en aulas multinivel de centros ubicados en pequeñas poblaciones.

Cristina Dan fue la encargada de iniciar este turno de exposiciones con su propuesta titulada “Mediante las raíces”, basada en la metodología activa y participativa que fomenta la cooperación y aprendizaje a través de situaciones de aprendizaje adaptadas a la LOMLOE.

La maestra de infantil, Paula Cañada Adalid, presentó una propuesta de innovación enmarcada en la inclusión, realizando una situación de aprendizaje en Carboneras basada en el conocimiento de las diversas culturas de las que proceden los niños y niñas de cada aula.

La agricultura regenerativa fue el tema elegido por Carmen Díaz Sánchez para su exposición de situación de aprendizaje adaptado a un aula multinivel en la escuela rural.  Una propuesta centrada en la colaboración entre las niñas y niños y el entorno educativo, la economía circular y la agricultura regenerativa a través de la creación de un huerto en la escuela.

La tecnología y los videojuegos centró la propuesta de Marisa Villarreal Fonts. Mediante una mecánica sencilla de que también en lo virtual se refleje la realidad del medio rural, Marisa presentó una propuesta a través de “Minecraft education”, realizando así situaciones de aprendizaje creativas relacionadas con el huerto, la granja y el campo.

La ronda de presentaciones finalizó con la intervención de Raquel Ochoa que presentó la actividad llamada ‘La madeja’ sobre la economía circular en el entorno rural, concienciando a niños de Tragacete sobre los recursos disponibles en su pueblo.

Tras la exposición de estos trabajos, dio comienzo el taller dialógico ‘Propuestas de renovación pedagógica desde la escuela rural conectada’, moderado por José An. Montero y Águeda Garrido Salas.

Este taller tuvo por objetivo el «establecer un entrelazamiento más estrecho entre las familias y la escuela rural para fomentar un feedback dinámico entre el exterior y el interior del sistema educativo».