‘Pueblos con el Tren’ pide por carta a Renfe, Adif y Ministerio de Transportes una reunión ante la «grave situación» de la línea

La plataforma demanda las inversiones necesarias para reactivar una infraestructura "que debiera generar actividad social, cultural y económica" y,entre otras cuestiones, reclama el restablecimiento del trayecto Cuenca-Utiel y de las frecuecias anteriores a la pandemia

Estación de Carboneras de Guadazaón

La plataforma «Pueblos con el tren», que agrupa a una treintena de ayuntaientos y asociaciones vincualdas a la línea Madrid-Cuenca-Valencia, han solicitado por carta a ADIF, Rebfe y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana una reunión para abordar la grave situación que atraviesa la línea.

Tras informar de la propia creación de la plataforma «como alianza en las reivindicaciones que desde hace muchos años venimos realizando a las administraciones competentes en la línea de ferrocarril, así como con el fin de tener una presencia más unificada, constante y activa en la defensa de nuestro tren regional», Pueblos con el Tren pone de relieve que «desde el mes de junio, con la crisis sanitaria de trasfondo, se han reducido las frecuencias de tres por sentido a únicamente dos. A su vez, el 8 de enero se suspendió el servicio completo de la línea con motivo del temporal Filomena, estando dos semanas suspendido y recuperándose parcialmente. Un mes después el trayecto Cuenca-Utiel sigue sin servicio. El tren siempre ha sido un medio de transporte robusto y alternativo al transporte de carretera cuando las condiciones meteorológicas son desfavorables, pues en nuestra línea es lo contrario, es frágil por la falta de inversiones que mejoren las infraestructuras y se avance en su modernización, acorde a los tiempos y necesidades actuales».

Las principales demandas de Cuenca por el Tren se centran en la «recuperación de servicios suspendidos (trayecto Cuenca-Utiel) y frecuencias de antes de la pandemia: dar marcha atrás al cierre de estaciones como Camporrobles, Carboneras de Guadazaón, Huete, y Ocaña, para no reducir servicios y al ser vía de sentido único, imposibilitaría el cruce de trenes afectando al aumento de frecuencias; mantener y en su caso incrementar paradas facultativas en apeaderos; inversiones para la modernización y mejora de las vías que permita acortar los tiempos de trayecto y la adecuación de horarios para que sean más utiles, y poder viajar en el día desde los municipios a las capitales, dado que los actuales no son prácticos». Asimismo, plantean la «llegada del tren hasta Madrid Puerta de Atocha sin tener que hacer transbordo, al igual que a Valencia Nord; mantener la estación de viajeros de Cuenca en el mismo lugar, en el centro de la capital; y diversificar el uso de la línea, como pueden ser el transporte de mercancias y el uso turistico, compatibilizándolo con el transporte de viajeros».

2021, Año del Ferrocarril por el Parlamento Europeo

La plataforma ferroviaria destaca que «la falta de atenciones e inversiones en las últimas décadas en nuestra línea ha provocado que cada vez se utilice menos y tienda a su desaparición. Estamos viviendo los momentos más críticos de nuestra línea, una infraestructura que cuenta con más de un siglo de existencia y de utilidad a nuestra sociedad, que debe ayudarnos al desarrollo futuro de nuestra tierra, aportando la necesaria vertebración de un extenso territorio uniendo cabeceras de comarca y capitales en el trayecto más corto entre Madrid y el Levante».

Estas mismas fuentes resaltan que «en estos tiempos se habla mucho de la España Vaciada, de combatir los desequilibrios demográficos que sufre nuestro país, las administraciones públicas no son ajenas a este importante reto. Las infraestructuras sólidas de comunicación y transporte siempre han ayudado al desarrollo de los territorios y a generar riqueza y oportunidades. En nuestro caso se está haciendo lo contrario, una infraestructura que debiera generar actividad social, cultural y económica, que deblera ayudar a nuestro desarrollo, tiende a su desaparición sintiendo que no se apuesta por este transporte como servicio necesario de utilidad tanto en lo social, como en sectores empresariales como el turismo o transporte de mercancías, además precisamente en este año 2021 que ha sido declarado por el Parlamento Europeo como Año Europeo del Ferrocarril, con los objetivos de potenciar el aumento de la cuota del ferrocarril en el transporte de viajeros y mercancías».