El Ayuntamiento mantiene la idea de peatonalizar Los Tintes en agosto, pero lo aplazará «si hay dudas»

El concejal de Servicios Públicos y Movilidad indica que “ya está la señalización prácticamente en su totalidad colocada” y que trabajan para que “todo el mundo tenga claro cómo les afecta”

La peatonalización de la calle de Los Tintes en el tramo de las escalerillas del Gallo hasta la Puerta de Valencia está prevista para este mes de agosto, pero antes se ha emprendido un plan de sensibilización y publicidad para que “todo el mundo tenga claro cómo les afecta”, ha señalado Adrián Martínez Vicente, concejal de Servicios Públicos, Obras, Medio Ambiente y Movilidad. El edil ha precisado además que “si hacemos la campaña y sigue habiendo dudas, lo prorrogaremos más tiempo” y pone el acento en la comunicación con los vecinos y hosteleros de la zona. Aunque no ha concretado una fecha, ha indicado que “ya está la señalización prácticamente en su totalidad colocada”.

Con esta medida, el tránsito estará permitido para residentes y vados, y la calle Doctor Galíndez cambiará de sentido y será de salida desde el Parque del Huécar a Calderón de la Barca. Martínez ha manifestado que “hay gente que es escéptica, que necesita que la medida se implante para poder tomar postura y hay gente que nos ha dicho que la veía razonable”.

El concejal ha defendido que no es una medida que vaya afectar solo al centro de la ciudad y a la calle Tintes, “esto va a mejorar la vida del barrio de Tiradores Altos y Tiradores Bajos, porque mucha gente que transita por calle Tintes lo hace para atravesar Tiradores y llegar hasta el barrio de Villa Román, y esto está generando un flujo de tráfico en Tiradores para una barrio que no está preparado para absorber vehículos”, ha afirmado.

Peatonalización en otras zonas

En cuanto a los planes de peatonalizar otras zonas de la ciudad, Martínez ha expuesto que “hay que ir planteándonos ir ganando espacio para el peatón”. Y ha recordado que “las medidas que se están implantando a nivel europeo nos están obligando a muchas ciudades a tomar decisiones como son las zonas de bajas emisiones, en las que se tienen que ir restringiendo los accesos a vehículos privados, pero hay que hacerlo con cautela”.