Muere Miguel Ángel Troitiño, autor del informe con el que Cuenca fue declarada Patrimonio de la Humanidad

ICOMOS ha señalado el COVID-19 se ha llevado a este catedrático de Geografía Humana cuyo trabajo investigador estuvo siempre muy vinculado al Casco Antiguo conquense

El Consejo Español de ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios) ha anunciado la muerte por COVID-19 del catedrático de Geografía Humana Miguel Ángel Troitiño, que fue redactor del informe que le valió a Cuenca la Declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Nació en la localidad abulense de El Arenal en 1947. Licenciado en Geografía e Historia y doctor en Geografía por la madrileña Universidad Complutense en la que, desde 1991, fue catedrático de Geografía Humana.

Su labor investigadora estuvo especialmente centrada en cuestiones relacionadas con el urbanismo y su vinculación con el ser humano y en la problemática de las Ciudades Patrimonio y el turismo cultural. Dentro de esa temática dedicó siempre una gran  atención a los temas conquenses a los que ya se acercó en su misma tesis doctoral –“Cuenca: evolución y crisis de una vieja ciudad castellana” – y en numerosos trabajos como “Cuenca edificada”, “La capitalidad regional y la alternativa de Cuenca”, “Arquitecturas de Cuenca. El paisaje urbano del casco antiguo”, “La ciudad de la luz y del aire” o “La situación turística del grupo español de Ciudades Patrimonio de la Humanidad”.

Participó en proyectos como el estudio de rehabilitación, en los años setenta del pasado siglo, del barrio capitalino de San Martín, o en el Plan de Urbanismo poco después redactado para la ciudad. A ello cabe añadir su condición de codirector durante varios años del prestigioso seminario sobre Desarrollo Local y Medio Ambiente de la sede en Cuenca de la UIMP y la obtención del Premio de Investigación Ciudad de Cuenca en 1980.

HABRÁ AMPLIACIÓN

Currículum completo