23/03/2019

Page está dispuesto a devolver "las compensaciones del trasvase a cambio de que ellos devuelvan el agua"

El presidente de Castilla-La Mancha ha hecho una llamada "a la unidad de acción política en torno a la defensa de los recursos hídricos de la región y ha pedido a todos los partidos que antepongan los intereses de la comunidad autónoma a las directrices de sus líderes nacionales"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado estar dispuesto a devolver a las comunidades de regantes de las regiones de Levante el dinero de lo que "falsamente" se conoce como compensaciones por las tarifas del acueducto Tajo-Segura a cambio de que "devuelvan el agua" o que, simplemente, "se acabe el trasvase".

Así lo ha indicado el presidente regional durante su intervención en acto institucional con motivo del Día Mundial del Agua que se ha celebrado este viernes en el Teatro Victoria, de Talavera de la Reina (Toledo). Un acto en el que también han participado, entre otros, el presidente de las Cortes regionales, Jesús Fernández Vaquero; la consejera de Fomento, Agustina García Élez; el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto; la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez Navarro; el presidente de la Diputación provincial de Toledo, Álvaro Gutiérrez; y el alcalde de la ciudad, Jaime Ramos.

A juicio del presidente de Castilla-La Mancha, la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre las tarifas del trasvase Tajo-Segura pone de manifiesto que, durante años, los regantes de las regiones del Levante han estado pagando "chucherías" o "calderilla" por el agua del Tajo.

Del mismo modo, García-Page ha advertido que, si el Gobierno de España o las confederaciones hidrográficas tuvieran la intención de ejecutar dicha sentencia "antes a costa de los regantes del Tajo que de los que reciben el trasvase, se van a encontrar en frente al Gobierno de Castilla-La Mancha de una manera clara y rotunda, no solo en los tribunales".
En la misma línea, el presidente regional ha vuelto a plantear la posibilidad de "subvencionar" el agua desalinizada y fijar el mismo precio que el que tiene actualmente el metro cúbico del agua del trasvase, siempre y cuando las infraestructuras ya construidas –y en las que se llegaron a invertir más de 500 millones de euros– comiencen a ser consideradas como un recurso prioritario para el abastecimiento hídrico y se abandone el acueducto Tajo-Segura.

"Se pueden hacer muchas cosas porque hay tecnología que nos puede proporcionar agua", ha recalcado García-Page sobre las plantas desalinizadoras, al mismo tiempo que ha reiterado que piensa "los insultos a los regantes de nuestra tierra"; una región, ha explicado, que ha tenido que renunciar al desarrollo de "miles de hectáreas de regadío por falta de agua, a pesar de tenerla".

Al respecto, ha hecho hincapié que nunca permitirá que "falte agua" a las regiones del Levante pero que el "gran objetivo" de alcanzar un acuerdo nacional en materia hídrica ya no es "etéreo" ni "humo" sino que, esta sentencia y las dos referentes a los caudales ecológicos que ha dictado recientemente el Alto Tribunal sientan la "base" de considerar prioritaria la cuenca cedente.

Asimismo, ha anticipado que el Tribunal Supremo aún debe pronunciarse en torno a la denuncia presentada por el Gobierno regional en términos similares, lo que supone en su conjunto "un punto de inflexión" que "tiene que llevarnos a anteponer, con mucha energía, a la región", por delante de otros intereses "mezquinos" o "electorales".

Unidad de acción política

En este punto, el jefe del Ejecutivo autonómico ha realizado una llamada a la "unidad por la región" y ha reclamado "coraje" a los principales responsables de los distintos partidos en la comunidad autónoma para hacer frente "a sus jefes en Madrid" y defender los intereses hídricos de Castilla-La Mancha, algo que, ha dicho, ocurre en la Comunidad Valenciana o en la Región de Murcia.

"Aquí hay gente que ha traicionado a Castilla-La Mancha cuando ha tenido la responsabilidad", ha lamentado García-Page, recordando que algunos representantes políticos regionales "aquí dicen una cosa y en Madrid dicen lo contrario".

"La batalla no está ganada, pero es indispensable que en la región haya unidad por encima de todos los partidos políticos", ha reclamado el presidente quien, al mismo tiempo ha pedido que, la próxima semana, en el debate general que se desarrollará en las Cortes regionales en torno a las sentencias del Tribunal Supremo, "haya unidad para poder celebrar que en Castilla-La Mancha mantenemos una posición común", además de "determinación política".  

En este contexto, además, ha recordado al alcalde de Talavera de la Reina, Jaime Ramos, que la efeméride del Día Mundial del Agua fue fijada por la Asamblea de las Naciones Unidas en 1992 y ha lamentado que el Partido Popular de su ciudad denunciara ante la Junta Electoral Central la celebración del acto institucional de este viernes.

"Nosotros no elegimos los días mundiales, alcalde, lo hace la ONU, ni tampoco las elecciones", ha incidido el presidente de Castilla-La Mancha, quien también ha expresado su deseo de que el agua "tendría que ser incolora", aunque "algunos siguen defendiendo que el agua se siga yendo al Levante y otros no" y aunque "unos hemos preparado los recursos que se están sentenciando en el Tribunal Supremo y otros no".

"Un atentado ecológico"

El presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que el trasvase Tajo-Segura es "una decisión política e injustificada técnicamente" que supone, al mismo tiempo, "un despilfarro"; una obra fruto del hecho de que "no hubiera elecciones" y "responsabilidad de la dictadura de Franco".

"Si hubiera habido democracia y autonomía" a principios de los años 70 del pasado siglo XX, ha abundado García-Page, "nunca se hubiera podido hacer este atropello", a la vez que ha asegurado que "aún hoy es difícil que ningún partido reclame tantos trasvases como los que hizo el dictador".

"Lo único que queda vivo es una obra faraónica producto de la dictadura", ha lamentado el presidente regional, quien también ha incidido en la responsabilidad, mayor o menor, de todos los gobiernos centrales en el mantenimiento del trasvase Tajo-Segura; una infraestructura que, ha asegurado, será considerada en el futuro "un atentado ecológico".

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus