01/10/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Bienvenido Sr. Otoño

¡Por fin! Se ha acabado el verano, la estación del año en la que más me cuesta montar en bicicleta. No soporto que haga calor ya a las diez de la mañana, que esté a punto de estallarme la cabeza en medio de la ruta, que el agua del bidón se ponga como el caldo de la abuela, sudando como un pollo....no puedo. La llegada del otoño es, deportivamente hablando, una bendición. Ese 'fresquete' mañanero de esta mañana de domingo y ponerte un cortavientos o chaquetilla, que te los quitas a mitad de la ruta y disfrutas de una temperatura óptima, el agua a temperatura 'bebible'...Una bendición.

Y para celebrar la llegada del otoño, los hongos, la berrea ...y otros acontecimientos vinculados a esta estación del año hemos optado en MTBlog por una ruta no muy larga (había compromisos familiares que atender) que no es excesivamente exigente desde el punto de vista físico o técnico pero que es una auténtica pasada. De esas que repetirías una y otra vez. El punto de encuentro, como es habitual, el Puente de San Antón a primera hora. Para empezar el recorrido, subida al Parador (lo mejor para quitar el frío y entrar en calor) y enfilamos la senda de la Cueva de la Zarza. Un trayecto que te recuerda el privilegio que supone vivir en un lugar con una vistas tan impresionantes y espectaculares a pocos minutos de tu domicilio. Una gozada. También nos ha recordado la necesidad de ir con precaución de forma continua para evitar caídas que surgen cuando menos te lo esperas. Las zonas más complicadas no suelen ser las más peligrosas porque vamos con atención y con las 'orejas tiesas'. 

Tras empalmar con la carretera de subida al Cerro Socorro, breve trayecto por asfalto para conectar con el camino de subida a la Sierra de la Pila. Cómodo trayecto por pista pero con un primer tramo de esos 'pestosos', irregular, con multitud de piedras 'sembrando' el firme, picando siempre hacia arriba...de esos que desgastan porque no das una pedalada en condiciones. Tras dejar a la derecha las Hoces del Buey y San Miguel, seguimos camino hasta dejar a la izquierda la bajada del GR-66 para, poco después, conectar a la izquierda con la senda del Vallejo de la Lobera. Por cierto, agradecer a quien corresponda que se haya tomado la molestia de cortar la multitud de troncos que atravesaban el camino, derribados y arrancados por las nevadas, dejando despejada y transitable la ruta. Como hemos comentado con anterioridad...es una auténtica pasada. Una zona en la que te quedarías toda la mañana. Se trata de un 'single track' en constante descenso pero sin excesiva pendiente, sinuoso, con sube-baja, con el firme de tierra y tapizado de vegetación....una gozada que te lleva hasta otro clásico: el Arroyo de la Rambla, con su primer tramo por el cauce de un río que, posteriormente, tienes en cruzar en varias ocasiones. 

Una vez completado, para llegar hasta Palomera optamos por la senda de la Pocetas y, así, rematar una mañana de 'diez' radiante y luminosa. Desde Palomera hasta Cuenca, disfrutando de la Hoz por la carretera donde tuvimos ocasión de asistir a un nuevo capítulo del 'agonías' al volante que adelanta en plena curva, sin visibilidad, a cara o cruz,...y se da cuenta ya iniciada la maniobra de que viene un coche de frente. ¿Temeridad? No, gilipollez extrema que puede tener consecuencias trágicas. Por favor, prudencia y sentido común.

 

(ACCEDE DESDE AQUÍ  A TODA LA INFORMACIÓN DE LA RUTA: TRACK, MAPA...)


Por cierto, con la llegada del otoño incorporamos una nueva herramienta (Gracias Manolo) con la que se puede visualizar el recorrido en 3D. 

Bienvenido Otoño.mp4 from MTBlog on Vimeo.

Comentarios
comments powered by Disqus