18/06/2017 La Alacena y El Anaquel
Juan Clemente Gómez
Juan Clemente Gómez
El Anaquel del 18 de junio

INFANTIL


“Emoticuentos. Cuentos cortos para que entiendas tus emociones”
Pedro María García Franco.-  Marta Fábrega  .-Editorial Bruño

Los nueve preciosos cuentos de este libro, ilustrados con mucha ternura, servirán para que los niños disfruten de la lectura y al mismo tiempo aprendan a identificar, reconocer y nombrar todas sus emociones: desde la alegría hasta la tristeza y el enfado. Así, lograrán dar el primer paso para gestionarlas con éxito. Los emoticonos incluidos al final de cada cuento les guiarán en la tarea y conseguirán que relacionen rápidamente la emoción tratada y su símbolo. (A partir de 3 años)

“El cuaderno de campo de Miranda”.-Jorge Miranda Vicente.-Thilopía (Lola Castejón).-Editorial Edelvives

Miranda tiene 8 años-Le gustan las pompas de jabón, el olor de las tardes de lluvia y los pájaros que caben en la mano. Pero también le gusta observar y entender la naturaleza que encuentra allá por donde pasa. En este cuaderno de campo, Miranda presenta, con su inconfundible voz, 12 pájaros, 12 árboles y 12 insectos que podemos encontrar en nuestro entorno.  La información que ayuda a reconocer las diferentes especies va acompañada de curiosidades y anécdotas que amplían el universo de Miranda y amenizan la lectura. (A partir de 8 años)

  “Me llamo Zoila”.-Chiki Fabregat.-Editorial  Edebé

Ella no ha pedido ser lo que es ni tener esas orejas. No ha pedido el poder de causar la muerte o curar heridas solo con el pensamiento, casi sin darse cuenta, ni leer la mente de otras personas, aunque hacerlo pueda facilitarle la vida. Su madre murió sin que los elfos hicieran nada para evitarlo y su padre humano los abandonó, a ella, y a su hermano mellizo. Solo su abuela, que los acogió como a sus hijos, se ha preocupado por formar una familia en la que hasta ahora han sido felices los tres.  Zoila tiene dieciséis años y le gustaría seguir yendo al instituto, preocuparse por los exámenes o mentir a su abuela para salir con un chico y volver un poco más tarde… Pero desearlo no es suficiente. 13 años

JUVENIL

“Hasta (casi) 50 nombres”.-Daniel Nesquens.-Ilustraciones de Alberto Gamón.-Editorial Anaya

Estamos ante una especie de bestiario de nombres sin ningún criterio, como dice su propio autor, o mejor dicho, con el criterio de haber recopilado una serie de nombres vetustos, remotos, arcaicos, modernos, contemporáneos..., atendiendo a un simple orden alfabético, sin más.
Seguramente, algún lector echará en falta más de un nombre, y es que son muchos. En cualquier caso, el que quiera ver un estudio onomatológico está equivocado; el que quiera ver "Sopa de ganso" es una persona con criterio. (A partir de 14 años)


ADULTOS

“Los herederos de la Tierra”.-Ildefonso Falcones.-Editorial Grijalbo 

Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención... Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.

Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.

A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.
Obligado a abandonar el barrio de la Ribera, busca trabajo junto a Mahir, un judío que le enseña los secretos del mundo del vino. Con él, entre viñedos, cubas y alambiques, el muchacho descubre la pasión por la tierra al tiempo que conoce a Dolça, la hermosa sobrina del judío, que se convertirá en su primer amor. Pero este sentimiento, prohibido por las costumbres y por la religión, será el que le proporcionará los momentos más dulces y amargos de su juventud.

Diez años después de La catedral del mar, Ildefonso Falcones regresa de nuevo a ese mundo que tan bien conoce, la Barcelona medieval. Y lo hace recreando una vez más a la perfección esa efervescente sociedad feudal, prisionera de una nobleza voluble y corrupta, y la lucha de un hombre por salir adelante sin sacrificar su dignidad.

Siguiente
Comentarios
comments powered by Disqus