30/01/2020 La Alacena y El Anaquel
Juan Clemente Gómez
Juan Clemente Gómez
El Anaquel del 26 de enero

INFANTIL

¡Ey, superabuelo!.- Roberto Vivero Rodríguez (Traductor/a), Paul McCartney (Autor/a), Kathryn Durst (Ilustrador/a).-Editorial Bruño
El abuelo es un superaventurero que sabe hacer cosas increíbles... ¿Quieres conocerlo? Con su brújula mágica, lleva a sus cuatro nietos a vivir unas trepidantes aventuras. ¡Únete a ellos y podrás montar en peces voladores, esquivar estampidas y escapar de avalanchas! Una historia genial para toda la familia escrita por Paul McCartney, la leyenda del pop.que te llevará a recorrer el mundo en un emocionante viaje y te devolverá a tu cama a la hora de dormir. Las maravillosas ilustraciones de Kat dan vida a este fantástico libro. (A partir de 3 años)

 

Por un botón.- Carles Cano Peiró (autor).-Joma (ilustr.).-Editorial La Galera

El gordo y rico señor Aristóteles tenía tanta panza que los botones de la camisa estaban a punto de saltar. Y, efectivamente, pasó lo que tenía que pasar y por eso se explica que en este cuento aparezcan, entre otros, un caballo, un marqués, una novia, un tenderete de fruta, un barco, tres embajadores y un cigarro habano agujereado; y que casi se inicie una guerra mundial... ¡de risa! (A partir de 6 años)

(*) Carles Cano (Valencia, 1957) ha trabajado haciendo de todo: carpintero, camarero, profesor de baile, locutor, guionista, cuentacuentos y escritor, entre otros. Ha participado en festivales internacionales de cuentacuentos y ya no recuerda cuántos libros ha publicado.

 

Niñas que imaginaron lo imposible (y lo consiguieron).- Tony Amago.-Editorial Algar
Aviadoras, navegantes, arqueólogas, motoristas, trotamundos, zoólogas, naturalistas, periodistas, pilotos, cosmonautas, alpinistas... Este álbum ilustrado recoge las historias de casi una veintena de mujeres de todo el mundo que se han hecho famosas por atreverse a soñar lo imposible... ¡y conseguirlo!
En este libro descubrirás sus apasionantes vidas, junto con un montón de curiosidades y datos sobre sus viajes y hazañas extraordinarias. ¡Atrévete tú también a soñar cosas imposibles!:
Amelia Cuando la pequeña Amelia vio un avión por primera vez, en la feria del estado de Iowa, allá por 1907, pensó que aquel trasto lleno de cables oxidados no era muy interesante. Sin embargo, de vuelta a casa, no paró de jugar con el pequeño avioncito de madera que le compró su padre.   Ann  Los días de lluvia Ann y sus amigos jugaban a las carreras de barcos de papel. Los soltaban desde lo más alto de la calle, y el primero en llegar al final, serpenteando y evitando las alcantarillas, ganaba la carrera. Su barco de papel era a menudo el más pequeño, pero, aun así, siempre llegaba el primero a la meta. (A partir de 7 años)

 



Diez mascotas y un dragón .- Autor: Ricard Ruiz Garzón.-Ilustrador: Manuel Ortega.- Editorial Edebé

Ay, inspector, me mira usted tan serio… Ni que una fuera un mal bicho. No creerá que tengo algo que ver con esta desgracia, ¿no? Si yo de estas cosas no entiendo. Ay, dígame: ¿por qué me ha citado a mí la primera? Es por mi antigüedad como paciente, ¿verdad? No me creerá usted sospechosilla… ¡Ay Dios, qué bochorno! ¡A mi edad, como una delincuente! Ay, que me desmayo… Que me ahogo, inspector… No irá a detenerme, ¿no? Ay, ¿no ve qué mal rato estoy pasando? ¿No me va a ayudar? ¡Ay, ay, que necesito aire! Voy a abrir la ventana, ay… Así, aire, aire, ay, ay…

La doctora Espina es una médica eriza que no receta jarabes, sino juguetes. Juguetes para mascotas mal cuidadas por sus dueños. Cuando un día la doctora desaparece, el inspector Gecko empieza a interrogar a todos sus pacientes. ¿Quién es el culpable? ¿Con qué invento? ¿El cobaya Phil con su consola? ¿Vera Turttle con su patinete ninja? ¿Tony Cat con sus selfis? ¿El General Mac con su dron? ¿Oculta algo el pez payaso? ¿Y la araña que lee a Agatha Christie? ¿Y qué narices pinta un dragón en esta historia? (A partir de 8 años)

 

 

ADULTOS

La idiota.- Elif Batuman .- Grupo editorial   Penguin Random House  

Fue al centro médico del campus y volvió con una caja de tiras adhesivas que, ajustadas en la nariz, prevenían los ronquidos. En la fotografía de la caja se veía a un hombre y a una mujer con la mirada perdida a lo lejos, los dos con la tira de plástico en la nariz, mientras la brisa alborotaba el pelo de la mujer.
Hannah levantó la nariz hacia arriba y yo le apliqué la tira con los pulgares. Su carita parecía la de una muñeca, y sentí un arrebato de ternura hacia ella. Luego se puso a gritar por alguna razón y el sentimiento se desvaneció. Las tiras nasales realmente funcionaban, pero a Hannah le producían dolores de cabeza sinusales, así que dejó de utilizarlas.

Esta historia empieza en el año 1995, cuando el e-mail era algo nuevo y emocionante. La protagonista es Selin, hija de inmigrantes turcos apasionada por la literatura que acaba de llegar a Harvard decidida a convertirse en escritora. Acostumbrada a vivir a través de los libros, llega a la universidad sin manual de instrucciones: ¿cómo se hacen amigos? ¿Cómo se enamora uno? ¿Importan más las cosas cuando se viven que cuando se leen? Selin ve su vida como una narración más pero, ¿qué pasa cuando intentamos añadir otras personas a nuestra historia?
Así empieza su relación con Ivan, un estudiante húngaro de matemáticas algo mayor que ella con quien comenzará a escribirse. Mediante el correo electrónico, crearán un mundo paralelo habitable (o una barrera de ficción tras la que esconderse) que rápidamente eclipsará todas sus otras relaciones.
Durante los doce meses que cubre esta novela de iniciación, la heroína de Batuman hace uso de un ingenio y una mordacidad entrañables para descubrirse y, sobre todo, inventarse ante el desafío que supone llegar a la edad adulta. Este debut nominado al Pulitzer es una reflexión perdurable sobre la relación entre el arte y la vida; las palabras y el mundo real; las historias que nos contamos y las narrativas en las que queremos encajar.
 

Comentarios
comments powered by Disqus