15/04/2017

Un Réquiem Alemán claramente romántico

Desde 2008 no escuchábamos en la SMR esta obra sinfónico-coral, calificada por Óscar del Canto –responsable de las notas al programa— como «Sagrada Trinidad de cantos fúnebres del repertorio sinfónico-coral»

Concierto-09, Orquesta y coro de RTVE, M. A. Gómez Martínez © Santiago Torralba/SMR

Desde 2008 no escuchábamos en las SMR esta obra sinfónico-coral, calificada por Óscar del Canto –responsable de las notas al programa— como «Sagrada Trinidad de cantos fúnebres del repertorio sinfónico-coral». Aquel año los responsables fueron Philippe Herreweghe,  la Orchestre des Champs-Élysées y el Collegium Vocale Gent, una versión muy detallista, historicista y alejada de las más habitual tradición romántica. En la presente edición pudimos escuchar una versión radicalmente distinta. La Orquesta de RTVE y los coros de la Comunidad de Madrid y el propio de la RTVE, bajo las órdenes del director granadino Miguel Ángel Gómez Martínez propusieron una versión centrada en los fraseos largos, juego de masas y gran intensidad dinámica.

El Requiem Alemán es una obra religiosa no litúrgica que marca una de las cumbres de su autor, Johannes Brhams, y todo el periodo romántico. En él todo es audacia armónica, técnica orquestal y vocal, expresividad y, por qué no decirlo, espiritualidad. Como el creador era enemigo de la ópera (y del matrimonio) nunca se centró en el género que se disputaban sus contemporáneos Wagner y Verdi. En el Requiem Alemán admiramos al operista que no fue, a sus maravillas melódicas, a sus manejos corales de fuerza y sutilidad inimitables, a su fidelidad al texto.

Miguel Ángel Gómez Martínez dirigió, como siempre, sin partitura. Me gustó su concepción global, ya indicada en el primer párrafo: amplio fraseo, cierta contención en los tempi y un juego casi extremo de las posibilidades dinámicas del doble coro. Abrumaron muchos momentos del segundo y sexto movimiento por la potencia coral. También fue interesante la idea de cantar sentados el quinto, cuando intervenían junto a la soprano, consiguiendo un mayor equilibrio.

Los dos solistas mantuvieron un buen nivel. La soprano Ruth Iniesta posee un bello timbre y un fraseo natural. El barítono José Antonio López cantó con gran expresividad y potencia sus difíciles intervenciones.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus