14/01/2019

Un Avant descafeinado

Esta oferta ferroviaria llega a Cuenca tras años de espera con abonos más caros que los de otras ciudades, sin tarifas abaratadas para billetes sueltos y con menos frecuencia y peores horarios que en otras urbes 

Estación del Ave de Cuenca

Este martes, 15 de enero, comienzan a funcionar los títulos multiviaje Avant que permitirán abaratar el precio del billete de tren de Alta Velocidad entre Cuenca y Madrid para los viajeros recurrentes hasta un 68% en el mejor de los casos, según se ha ufanado Renfe.

La puesta en marcha de trenes Avant -los Alta Velocidad de Media Distancia o Lanzadera como también se les denominaba- es una demanda ciudadana desde que comenzó a circular el AVE por la capital conquense en diciembre de 2010. Ha sido una constante la petición de servicios similares a los ya implantados en otras ciudades para disponer de trenes rápidos más baratos, abonos competitivos y horarios madrugadores que permitieran residir en Cuenca aunque se trabajara en Madrid.

Alternativas como las añoradas Tarifa Mesa, los abonos AVE o la aparición fluctuante de billetes promocionales redujeron parcialmente la factura de aquellos usuarios que viajaban con frecuencia a la capital de España (o a los que les gustaría hacerlo si se dieran las condiciones adecuadas) pero no colmaron sus necesidades y expectativas ni les hicieron abandonar la reivindicación de los Avant.

El Avant llega, por fin, tras años de espera, trece meses después de que el Consejo de Ministros declarase la línea de obligatorio servicio público, un paso previo y preceptivo. Pero lo hace de una manera 'descafeinada'. No llegan trenes específicos y diferenciados con sus características, sino que se comercializan algunas de sus tarifas en algunos de los trenes AVE que ya circulaban. 

Una propuesta comercial y política que sigue sin satisfacer las necesidades de los usuarios que lo aguardaban como agua de mayo para compaginar su doble vida madrileño-conquense, según se desprende de sus decepcionados e indignados comentarios en diversas redes sociales. Y que no tiene las mismas condiciones y ventajas que Renfe ofrece en otras ciudades en los que ya estaban implantados los AVANT. El análisis con la oferta que existe para otras urbes revela un agravio comparativo que se manifiesta en los siguientes puntos.

Billetes individuales vs Obligación de Bonos

Las abaratadas tarifas Avant sólo están disponibles en la relación Madrid-Cuenca para aquellos que compren algunos de los bonos ofertados. No pueden acogerse a ella los que quieran viajar un día suelto o lo hagan varias veces al mes o más esporádicamente. De los precios más económicos (las Tarjeta Plus 10 y 30-50 que dejan el billete en 11,9 y 13,47 euros )  únicamente se podrán beneficiar viajeros muy recurrentes, los que gasten diez viajes en ocho días o entre 30 y 50 en un mes.

Estas modalidades dejan fuera incluso a un perfil cada vez más frecuente, el de aquellos usuarios que teletrabajan desde Cuenca habitualmente y acuden a la capital de España uno, dos o tres días por semana. Ellos han de recurrir a la Tarjeta Plus 10-45, que permite gastar diez viajes en 45 días pero que aportan un ahorro mucho menor: cada trayecto se queda en 21,2 euros, una cantidad muy similar a la de los abonos AVE estándar ya existentes.

Esta situación contrasta con la de ciudades como Toledo o Segovia, que son destino de trenes que Renfe fleta con la marca diferenciada Avant. Son vehículos con más asientos por vagón y menos prestaciones extra que los trenes AVE, pero que cubren los trayectos en tiempos casi idénticos que sus hermanos mayores y con precios muy inferiores. Y para los que se pueden comprar billetes sueltos, sin obligación de bonos, que cuestan 13,90 euros por trayecto  o 11,10 acogidos a la tarifa de ida y vuelta. Ambas urbes son, como la conquense, Patrimonio de la Humanidad y estos trenes baratos se erigen también como una herramienta de atracción turística.

A Ciudad Real también hay trenes de media distancia de alta velocidad cuyo billete sencillo se sitúa en 29,60 euros (23,70 euros ida y vuelta) frente a los 37,60 (30,10 ida y vuelta) del AVE. Una rebaja accesible a todos sin que haya que pasar por abono alguno.

En otras relaciones como la Valencia-Requena/Utiel no se fletan trenes específicos Avant pero sí que se reservan plazas en el AVE para esa tarifa. Asientos bonificados que puede comprar cualquier viajero sin necesidad de disponer de bonos. Se venden billetes sueltos que cuestan igual que los de Toledo y Segovia.

A estos billetes sueltos, vetados para Cuenca, se pueden añadir descuentos extra como los de familia numerosa como sucede en los bonos, pero también los de la Tarjeta Dorada, dirigida a mayores de 60 años. De lunes a viernes el descuento es del 25% y los sábados y domingos del 40%.

Abonos más caros

Los abonos que se han empezado a comercializar para Madrid-Cuenca tienen precios más elevados que los de otras relaciones que recorren una distancia kilométrica muy similar o incluso superior. Por ejemplo, el abono de 50 viajes cuesta 597,80 euros frente a los 493 de Madrid-Medina del Campo, los 541 de Madrid-Ciudad Real, los 570 de Madrid-Valladolid, y los 576 de Barcelona-Lérida.

Los 134,20 euros del abono de diez viajes que tienen que desembolsar los conquenses son más que los 110,90 de la conexión de Madrid a Medina del Campo, los 121,40 a Ciudad Real o los 128 a Valladolid.  Los ilerdenses que viajan a Barcelona con este bono pagan 129 euros.

Menos estaciones conectadas

Cuenca estrena su Avant, o sucedáneo, con una única estación con la que conectar, la Madrid Puerta de Atocha. No hay posibilidad de bonos multiviaje de este tipo para otros puntos de su red ferroviaria como Valencia, Albacete o Requena-Utiel.

Esa soledad no se da en otras ciudades del club Avant como Ciudad Real, que tiene trenes, billetes y abonos especiales a la capital de España, pero también a Puertollano. En Segovia su conexión bonificada se extiende a Madrid, Valladolid, Salamanca y Medina del Campo. Y en Tarragona pueden ir a Barcelona o a Lérida, por recoger sólo algunos ejemplos.

Menos frecuencias

Según la información disponible en la web de Renfe, de lunes a viernes podrán acogerse a los bonos Avant cuatro de los trenes de alta velocidad Cuenca-Madrid: los de las 7:28 horas, 7:45, 16:07 y 21:47 horas. En el trayecto inverso, Madrid-Cuenca, hay otras cuatro opciones: 6:45 horas, 15:25, 19:40 y 21:10. 

La cifra es muy inferior a los 18 trenes de esa tarifa por día y trayecto que hay entre Madrid y Segovia, los quince que existen entre Barcelona y Gerona y los once que unen Ciudad Real con la Villa y Corte.

Además, según denuncian algunos usuarios, el número de plazas Avant disponibles en cada uno de los trenes disponibles es limitada y Renfe no permite formalizar más viajes del bono cuando se ha alcanzado el cupo. 

Horarios menos madrugadores

El análisis comparativo de los horarios también deja en peor posición a Cuenca. El tren 'Avant' más madrugador procedente de la Estación Fernando Zóbel llega a Atocha a las ocho y veintitrés de la mañana, un horario incompatible con las obligaciones de puntualidad de muchos trabajadores. A esa hora ya han llegado a Madrid tres Avant procedentes de Toledo, el primero a las 6:58. Otros tres con origen Valladolid (7:28, 7:50 y 8:20) y otros dos con parada en Ciudad Real (7:42 y 8:13).

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus