23/04/2019
Cultura y Vida

Rocío

Nueva entrega poética de 'Alajú, morteruelo y rock'n roll'

El Trébol Afortunado
susurró, entontecido,
a mi oído tendido
en la yerba de Poe:

              >soy el trébol afortunado,
               pastor del verde rebaño,
               he conocido a rocío
              de amanecida en el prado.

              >amo el transparente rostro,
              amo sus besos mojados,
              amo sus curvas perfectas,
              ¡loor al Hado por juntarnos!

              >tras el amor, mi rocío,
              en mi pecho enamorado,
              las palabras que aran hondo
              juguetonas me han dejado.

             >luego el sol de la mañana
             nos ha desmachiembrado:
             "en el alba vuelvo a verte",
              y al azul se me ha volado;

            >¿no sabe el agua que fluye
           ¿que no ha de volver lo andado?

            >aunque yo tendré a rocío
            de madrugada en el prado,
            cuando la luna apaciente
            a mi dormido rebaño.

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus