13/12/2014

O Gatañal fue un infierno para un Ciudad Encantada que cayó ante el Cangas (31-27)

La presión de la grada gallega y las buenas actuaciones de Mijušković y Rosales en el tramo final sentenciaron a un conjunto conquense que no logró la intensidad defensiva habitual

El Ciudad Encantada sufrió una nueva derrota a domicilio, en este caso por 31-27 en la pista de O Gatañal de Cangas de Morrazo, un pabellón cuyos aficionados hicieron mucho para que los puntos se quedaran en casa.

Le costó al conjunto conquense en los primeros minutos de partido. Bajo la dirección de David García los gallegos fueron cogiendo ventaja de hasta tres goles n el marcador mientras los de Lidio no estaban  acertados en ataque. Poco a poco el Ciudad Encantada se fue metiendo en el partido, con la ayuda de algunas paradas de Jorge Oliva.

Los gallegos llevaron durante toda la primera parte la iniciativa en el marcador y ni siquiera lograron marcharse cuando los de Lidio se quedaron con dos jugadores menos por exclusiones.

Suso Soliño aparecía en el peor momento de los gallegos, evitando que el Ciudad Encantada se lograra poner por delante. Los colegiados fueron además permisivos con algún ataque demasiado largo del Cangas, que encontraba con bastante facilidad a Cerqueira en el pivote. Los conquenses resistirían y un gol sobre la bocina de David Balaguer permitía irse al descanso con un único gol de diferencia respecto a los locales (15-14).
Tras la reanudación parecía que tanto Renaud como el propio Balaguer comenzaban a tener caliente el brazo y el Ciudad Encantada lograba ponerse por delante en la marcador gracias a un contraataque de Álvaro Pérez-Ortiz.

Renaud y un enchufado Víctor Frade incrementaban momentáneamente la ventaja para los conquenses, pero el Cangas se resistía y hacía daño con los balones que llegaban a Cerqueira. La actuación del pivote y la presión de la grada permitían al Cangas darle la vuelta al marcador cuando el partido entraba en su último cuarto de hora.

Los hombres de Lidio se prepararon para afrontar un nuevo final ajustado y lograban sobreponerse a la presión con acciones protagonizadas por Sau y David Balaguer. Posteriormente el Cangas sufriría dos exclusiones consecutivas que desperdiciaría el Ciudad Encantada, primero porque el guardameta Mijušković le ganó un mano a mano al propio extremo catalán, que además también sufría dos minutos en la siguiente jugada y posteriormente porque Dani Tolmos cometía una falta en ataque en un contragolpe tras una parada de Jorge Oliva.

Sau Bungué, mostrando sus cualidades otra vez fuera de casa, intentaba mantener a los conquenses pero los locales se volvían a crecer gracias al impulso de la grada y Rosales le daba la vuelta al marcador de nuevo, obligando a Lidio Jiménez a pedir tiempo muerto a poco menos de cinco minutos para el final. No serviría de revulsivo esta pausa y entre el propio Rosales y  Mijušković terminaba el Cangas de liquidar el partido.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus