22/04/2018
Manchuela

Nueve años de prisión para un hombre que violó en Iniesta a su exmujer tras irrumpir de noche en su casa

Ha sido condenado a un año adicional por quebrantar la orden de alejamiento y no podrá residir en la localidad  conquense por catorce años

La Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a un hombre a nueve años y un día por agresión sexual por violar a su expareja en Ia localidad de Iniesta. Ha sido también condenado a un año más de cárcel por un delito de quebrantamiento continuado de la orden de alejamiento y no podrá residir en esta localidad conquense durante catorce años y un día, incluyendo en este periodo el tiempo de la condena.

De acuerdo con la sentencia a la que ha tenido acceso Vocesdecuenca.es, en marzo de 2016 la mujer decidió poner fin a la convivencia con su marido tras sufrir una agresión que fue denunciada ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Motilla del Palancar, que impuso al hombre la prohibición de aproximación al menos de doscientos metros del domicilio, su lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por ella, así como la comunicación con la misma por cualquier medio.

En abril el juzgado de lo Penal número 1 condenó al procesado como autor de un delito de lesiones de género.

Siempre según el texto de la sentencia, a pesar de ser consciente de dicha prohibición, el hombre llamó en varias ocasiones a su mujer con el fin de convencerla que retirara la denuncia. Ante la insistencia, finalmente, ellaaccedió a encontrarse el 29 de abril en un bar de la localidad con el mismo sobre las 21 horas del día 29 de abril y buscando que la dejase en paz, le pidió seis mi l euros para retirar la denuncia, pensando que, al conocer su no disponibilidad económica, dejaría el procesado de pretenderlo. Cuando terminaron la conversación, ella se fue del establecimiento, dirigiéndose a su domicilio.

Sobre las dos horas de dicha madrugada, ya del día treinta de abril de 2016, bien utilizando llave, bien mediante cualquier otro medio no precisado, el procesado entró en el domicilio de su mujer, quien ya se encontraba durmiendo, sorprendiéndola y despertándola co n su presencia y esgrimiendo un cuchillo, mientras le decía, "No chilles" ¿Quieres 6000 euros? ¿Vesqué fácil es para mí matarte? Si quisiera estabas muerta sin haberte despertado".

Los jueces consideran que de esta forma "amedrantar a su mujer, generando un entorno de temor". Así las cosas, decidió que ambos bebieran una cerveza, abriendo una lata como tenía costumbre, quitándole una anilla, y requiriendo a su pareja que abriera otra. Tras ello, y aprovechando según la sentencia dicho clima "de dominio y temor" sobre la que había sido su mujer, y con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales pese a la negativa de ella, el procesado logró que se quitase el pantalón del pijama y la ropa interior, procediendo entonces  a tumbarse encima de ella y penetrarla vaginalmente.

En una resolución contra la que cabe recurso ante el TSJ la Audiencia Provincial consideraba al hombre como autor responsable de un delito de agresión sexual, constitutivo de violación y con agravante de parentesco, estableciendo una pena de nueve años y un día de prisión. También le impuso la prohibición de acercarse a menos de 500 metros del lugar donde se encuentre su víctima y la prohibición de residir en Iniesta durante catorce años. Establece también una indemnización de 15.000 euros  a la víctima.

En cuanto al delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar, el tribunal impone al acusado un año más de prisión.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus