08/01/2020
Cultura y Vida

Miradas se elevan…del negro al azul

Nueva entrega de Alajú, Morteruelo y Rock'n'Roll

Miro adentro y siempre encuentro
la insomne lucha a muerte, 
de mis ángeles de hierro
con la horda entenebrante
del espectro del no ser,
nauseabundo ectoplasma.

Más al fondo está mi alma,
con su infancia en los tejados,
en farero de estrellas,
con sus hoces habitadas,
sus montañas nevadas,
sus quebradas, costas y riberas.

Miro abajo y, mis ojillos,
dan de charcos con el suelo,
y mis botas, mascarones,
surcan vueltas del camino,
pateando horizontes:
dejando a cada paso futuribles
que, quizá, duerman ya
en un limbo del Tiempo.

Miro al frente y, las palabras en mi frente
destilan quintaesencias para el verso;
el verso, el verso, todo para el verso,
cuya nobleza pugna por ser el pensamiento.

Miro arriba hasta caer en el azul,
donde el alma nada en luz que se respira,
y mi frente, alada, boga ingravideces,
se amamanta de mecánica celeste,
dejándose caer hasta mí
    en picado de vértigo,
o asciende encaramado en las térmicas,
con inercia hacia la inmensidad,
adelante, allende el confín
de la celeste bóveda, y aún más allá…,
hacia el éter pechiabierto

    por la proa de mi alma…
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus