30/07/2014

La ermita de la Virgen del Puente

En el entorno del templo no se podrá instalar publicidad, cables, antenas, conducciones o cualquier otro elemento que reduzca o perjudique la adecuada apreciación del edificio en su propio ámbito natural. Asunto que ya deberían tener en cuenta

Dentro de no mucho, en 2018 (apenas nada, un suspiro en la marcha veloz del tiempo) se cumplirán doscientos años desde el día en que el rey Fernando VII otorgó al Ayuntamiento de Cuenca el derecho de propiedad, junto con la custodia y el mantenimiento, de una sencilla ermita situada junto al puente de San Antón y dedicada a una no menos sencilla imagen conocida popularmente, por ello, como la Virgen del Puente. Para entonces, con toda seguridad, habrá concluido (supongo que satisfactoriamente) la tramitación del expediente que se ha iniciado hace unas semanas, para conceder a ese edificio municipal el reconocimiento de Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, lo que antiguamente se llamaba monumento nacional (cuando esa palabra, nacional, podía utilizarse con normal libertad, sin despertar las iras de nadie).

El procedimiento que ahora comienza no ofrece, imagino, especiales problemas y, al contrario, la declaración, cuando se produzca, deberá ser recibida con todos los parabienes y satisfacciones imaginables, aunque llegue tardíamente. En efecto, durante varios años (menos en los últimos) menudearon esas declaraciones para un considerable número de templos conquenses, casi todos los de la ciudad y algunos muy meritorios de la provincia. En esa cascada, sorprende que la iglesia de la Virgen de la Luz quedara descolgada cuando, objetivamente, ofrece mayor número de valores arquitectónicos y artísticos que otras muchas. Recordaremos, por si alguien no lo sabe, que estamos ante uno de los más destacados ejemplos de estilo rococó religioso de cuantos existen en España, porque esa modalidad tardía del barroco fue aplicada generosamente en edificios civiles, pero muy raramente en recintos de culto. Aunque la estructura arquitectónica se encuentra distorsionada por la incrustación desmesurada de altares e imágenes de Semana Santa, sí puede admirarse con total diafanidad la espectacular cúpula elíptica, obra excelsa del inmenso José Martín de Aldehuela, cuya mano llegó a tiempo no sólo de reparar los cuantiosos daños producidos por los desastres de la guerra sino de embellecer el recinto y darle ese aspecto ligero, colorista, coqueto y verdaderamente admirable, rompiendo con la severidad tradicionalmente impuesta a las iglesias castellanas.

En las advertencias legales que acompañan al texto inicial del expediente se señalan algunas cuestiones que lleva implícita la declaración que se tramita, entre ellas que en el entorno del templo no se podrá instalar publicidad, cables, antenas, conducciones o cualquier otro elemento que reduzca o perjudique la adecuada apreciación del edificio en su propio ámbito natural. Asunto que ya deberían tener en cuenta, tomar nota y empezar a aplicar tantos aficionados como hay en esta ciudad a colocar por doquier carteles, banderolas, contenedores, apliques y toda clase de adminículos encargados de entorpecer la visión de los edificios monumentales.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus