21/07/2019

Javier y Federico García, dispuestos a revitalizar la Hermandad de San Cristóbal en Tarancón

Entre sus objetivos figuran recuperar la popular verbena de la Avenida Rey Juan Carlos y otros actos en honor del patrón que durante décadas centraban el fervor del sector de automoción de la ciudad

Un joven dinámico, emprendedor, de gran disponibilidad hacia cualquier colectivo como Javier García Adrada, se ha mostrado dispuesto "a revitalizar la Hermandad de San Cristóbal, patrón de los conductores". Que se vuelva a celebrar "la verbena de la calle Rey D. Juan Carlos y otros actos", asegura Javier que dice "estamos esperando se nos den la documentación que exista de la hermandad, para ponernos a trabajar".

Y es que, desde hace más de un lustro, la festividad del patrón de los conductores pasa casi desapercibido en esta localidad a pesar de la importancia y el peso que tiene en la economía el sector automovilista a través de empresas de transportes, empresas con flota de vehículos, empresas de automoción (talleres, concesionarios, etc) y lógicamente el población en general que como propietarios y conductores de vehículos estan bajo la advocación de San Cristóbal.

La festividad del patrón de los conductores tenía dos fechas durante décadas en Tarancón. No tiene ermita (hubo un proyecto) pero no se hizo realidad. La imagen se venera en el Santuario de Riánsares, junto a la imagen de la patrona. Por ello, cada víspera de su onomástica, (10 de julio) la imagen se trasladaba hasta la ciudad y desde la entrada al casco urbano (a la altura del Cuartel de la Guardia Civil) se organizaba una procesión, en la que la imagen portada en un vehículo de cuatro ruedas, entraba en la ciudad hasta el templo parroquial Nuestra Sra. de la Asunción. La Banda de música, en alguna ocasión, incluso de otros puntos de la comarca, autoridades locales acompañaban a la directiva de la Hermandad y decenas de personas que se unían a esta procesión de recepción de la imagen.

El sector de una y otra manera se unia a esta fiesta popular en honor del patrón de los conductores. Se editaba un programa, una autentica guía del sector. Las directivas en cada momento intentaban estar a la altura en la pleitesía hacia el patrón. Posiblemente de los últimos años, se recuerde a Jesus Caballero "El Zarrio", dedicado a los neumáticos como de los más activos en mantener la fiesta con el grupo de colaboradores. Cuando, primero no pudo físicamente, incluso algun familiar le apoyó para mantener la fiesta, hasta el fallecimiento. Luego se intentó mantener. Hubo cambio de punto de concentración de vehículos en la calle Reina Sofía para la procesión motorizada, pero es cierto que fue en decadencia. Disminuía el número de vehículos y personal participantes. Se dejó de editar el programa. Desaparecía la  verbena y al final ni la imagen se trasladaba desde la Ermita De Riansares a la ciudad.

Es cierto que en alguna ocasión, un grupo de personas vinculadas al sector, organizaron la Eucaristía en el propio Santuario donde además de procedía a la bendición de los vehículos que hasta allí llegaban con ese fin.  Definitivamente, todo ello ha desaparecido. Este año, por ejemplo, aunque no ha faltado quien acudió a venerar el 10 de julio al Santuario, no ha habido nada más.

Por ello, Javier y su padre,  conocedores del auge que contó esta festividad, la importancia de la propia Hermandad, se han puesto manos a la obra y confían en poder revitalizar la misma, porque hace algunas décadas se ofreció la posibilidad de dotar de ermita próxima al casco urbano para honrar a san Cristóbal, pero claro llegó en los momentos del inicio de esa detallada decadencia y nadie ha seguido con el proyecto. Posiblemente si se produce esa reactivación, San Cristóbal, como en otros puntos de la geografía, con un parque automovilístico inferior al de Tarancón, recupere la popular fiesta, el esplendor y la participación.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus