20/10/2015

Instalados monolitos informativos en la Ruta del Cristal de Hispania

CEDER-Alcarria Conquense los ha instalado en Ercávica, Cañaveruelas, Villalba del Rey, Portalrubio, Moncalvillo y Huete como parte del sendero que es una antigua calzada romana del lapis specularis

Todos los puntos de la Alcarria conquense por los que pasa la ‘Ruta del Cristal de Hispania', o el sendero de gran recorrido GR-163, cuentan ya con un monolito de acero envejecido por oxidación de 2,7 metros de alto y 1,5 de ancho en el que un panel informativo a dos caras aporta datos y un mapa del recorrido.

El Centro de Desarrollo Rural CEDER-Alcarria Conquense ha colocado estas estructuras en el yacimiento romano de Ercávica, Cañaveruelas, Villalba del Rey, Portalrubio de Guadamejud, Moncalvillo de Huete y Huete —y en el resto de localidades por las que continúa el recorrido, como las cercanas Loranca, Carrascosa y Olmedilla del Campo— como parte de su plan para poner en valor y revitalizar turísticamente la antigua calzada romana del lapis specularis (espejuelo) que cruzaba de norte a sur la provincia de Cuenca por su parte occidental (hasta la localidad manchega de San Clemente) comunicando las tierras del interior de la Meseta con las zonas del Levante y los puertos del Mediterráneo.

El lapis specularis era un material que se explotaba en cientos de minas romanas, muchas de ellas situadas en esta comarca —como las recientemente rehabilitadas en Torrejoncillo del Rey, Saceda del Río y Torralba (ver Alcarria Es Más, 9 de octubre de 2015)— y por esta vía se transportaba para su distribución comercial a todo el Imperio Romano, llegando incluso a abastecer a la ciudad de Pompeya, según los análisis isotópicos realizados por la Universidad de Módena y Reggio Emilia expuestos durante el '2º Congreso Internacional de Lapis Specularis', que se celebró hace unas semanas en Cuenca.

Desde hace unos años, el CEDER-Alcarria Conquense y los otros dos grupos de desarrollo rural, Adesiman y ADI-El Záncara, colaboran para "rescatar del olvido este patrimonio y sus territorios". En 2009 publicaron una 'Topoguía del GR-163' como ruta de senderismo y de bicicleta de montaña para dar a conocer este itinerario histórico y cultural en el que el visitante tiene la oportunidad de sentirse "viajero en el tiempo", acompañado por el silencio del camino y por un paisaje casi idéntico al de entonces. Recuerdan que en su entorno se generó una "gran riqueza" y se extendió una "gran civilización y cultura", pero también una "gran miseria y explotación de personas". Este sendero es "memoria y testigo" de todo ello, un buen lugar para "entrar en contacto con el pasado y, a la vez, abrir el presente a nuevos horizontes".

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus