11/02/2019
Balonmano

Indignación por el trato de un Oporto que prefirió dejar 800 asientos vacíos a dar más entradas a Cuenca

Los aficionados denuncian un exceso en las medidas de seguridad y que los reventas hicieron caja con los conquenses que viajaron sin entrada. A pesar de todos los problemas los seguidores del Ciudad Encantada dejaron huella en Oporto

Afición conquense en Oporto (Fotos de Javier Guijarro)

Los más de 300 conquenses que acompañaron al Cuenca en Oporto regresan de su viaje con felicidad por haber acompañado a los suyos en un desplazamiento histórico pero con un regusto amargo por la derrota y por el mal trato recibido por el club luso.

Los aficionados que viajaron sin entrada sí que consiguieron finalmente acceder pero en las imágenes de televisión demostraron pronto que el Oporto podía haber cedido muchos más asientos para su rival. Desde días antes del partido los portugueses habían compartido insistentemente en las redes sociales mensaies presumiendo de que se había colgado el cartel de ‘No hay billetes', pero según el propio dato oficial de asistencia fueron 1.408 los espectadores del pabellón Dragão Caixa, que tiene capacidad para 2.225. Muchas personas se desanimaron y no viajaron con el Cuenca ante la posibilidad de no poder entrar el partido.

Los aficionados conquenses que sí que estuvieron en Portugal se han sentido molestos también por las extremas medidas de seguridad y porque se facilitaran entradas a los reventas, que hicieron "caja" con aquellos que no habían podido adquirirlas por medios legales.  Hay quejas incluso de que no se permitía la entrada a menores de tres años cuando la realidad es que se podía ver en el interior del pabellón a mujeres portuguesas con su bebé. La Furia Conquense también ha criticado que no se le permitió entrar con bombos, banderas y trompetas, algo que sí se le dejó a la afición local.

El propio teniente alcalde del Ayuntamiento de Cuenca, Julián Huete, ha trasladado públicamente a través de las redes sociales su malestar por el trato recibido, que él define como "casi vejatorio". Critica que los portugueses "anunciaron con muchos días de antelación que no había entradas, cuando sí las había y así se pudo constatar en la puerta, y dejándose ver un estadio con más de un tercio de butacas vacías, y tratando el partido como de alto riesgo o si no véanse las medidas extremas de seguridad que se aplicaron, afuera en el control de acceso, con despliegue de policías, y fuera hasta con dispositivos de seguridad".

A pesar de todo Huete alaba a los hinchas que fueron a Oporto: "La Furia Conquense y la afición de Cuenca entera, es la mejor afición, sin lugar a dudas, y la más decente y pacífica que se conoce, y de ello ha dado cuenta y dará, tanto en casa, como fuera".

Sí que fue agradable el trato que recibieron los hinchas conquenses por parte de los jugadores del Oporto, que nada más finalizar el partido se acercaron a la grada del equipo visitante para saludar y aplaudir a unos seguidores que no dejaron de animar ni un segundo a pesar de que su equipo se llevó una paliza del Dragão Caixa.

Fuentes del club explican a Vocesdecuenca.es que de momento no se van a pronunciar de forma oficial sobre este asunto, pero el delegado federativo de la Copa EHF pudo constatar que quedaban entradas libres, en contra de lo anunciado por el club portugués. Si la federación lo considera una irregularidad sí que podrían pronunciarse. 

En cualquier caso ha sido un viaje histórico para los aficionados conquenses, que compartieron mesa en una comida organizada de la que formaron parte más de 200 comensales que entonaron cantos a su tierra y temas de José Luis Perales como ya hicieron en la taberna de Bocholt. Algunos hinchas además han alargado su viaje para poder acompañar a los suyos en el partido de liga que disputarán el miércoles contra el Cangas en tierras gallegas.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES DE LA AFICIÓN CONQUENSE, POR JAVIER GUIJARRO

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES DEL PARTIDO, POR JAVIER GUIJARRO

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus