13/01/2018
Cultura y Vida

Encuentro de asociaciones de inmigrantes y misa para conmemorar la Jornada Mundial de los Refugiados

Cáritas Diocesana de Cuenca se suma a esta fecha dedicada a los migrantes por diferentes motivos y recuerda su labor en el Congo

Foto de archivo de la misa del Miércoles de Ceniza en las Concepcionistas

Para celebrar la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado este domingo, 14 de enero, a las 19 horas tendrá lugar en el Convento de las Concepcionistas (Puerta de Valencia) una Eucaristía y un encuentro entre las distintas asociaciones de inmigrantes de la ciudad impulsada por Cáritas Diocesana de Cuenca.

La organización de la Iglesia Católica destaca que "mientras la población mundial de refugiados ha alcanzado el nivel más alto jamás registrado, sigue urgiendo una solución que alivie el sufrimiento de las más de 65 millones de personas que padecen esta situación". En la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, el Papa Francisco propone "una respuesta común para acoger, proteger, promover e integrar a las personas emigrantes y refugiadas".

"En las últimas dos décadas, casi se ha duplicado el número de personas desplazadas forzosas en el mundo. La persecución, los conflictos, la violencia y las violaciones de derechos humanos son las principales causas por las que millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus casas", tecuerda Cátitas.  El 14 de enero, la Iglesia conmemora la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, una cita en la que el Papa Francisco propone una respuesta común ante el sufrimiento de estas personas, articulada en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar.

En 1997, la población mundial de personas desplazadas a la fuerza era de 33,9 millones. Al término de 2016, se alcanzaban los 65,6 millones, una cifra récord, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Caritas apoya a las personas migrantes y refugiadas defendiendo sus derechos y ayudándoles a vivir en dignidad.

Mediante su labor de incidencia, Caritas "sigue comprometida con el fin del abuso a las personas desplazadas forzosas y trabaja para cambiar la legislación a fin de que los migrantes reciban un trato justo, al mismo tiempo que hace presión para que se adopten, ratifiquen e implementen tratados internacionales sobre migrantes, refugiados, solicitantes de asilo y víctimas de la trata de seres humanos".

En este sentido, y a propósito de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, el Papa Francisco recuerda que "acoger significa, ante todo, ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino" y desea "un compromiso concreto para incrementar y simplificar la concesión de visados por motivos humanitarios y por reunificación familiar". Además de apelar a los países de acogida, destaca la necesidad de abrir corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables. "Sería conveniente, además, prever visados temporales especiales para las personas que huyen de los conflictos hacia los países vecinos. Las expulsiones colectivas y arbitrarias de emigrantes y refugiados no son una solución idónea, sobre todo cuando se realizan hacia países que no pueden garantizar el respeto a la dignidad ni a los derechos fundamentales", advierte.

A través de diferentes proyectos de Ayuda Humanitaria, Cáritas Diocesana de Cuenca trabaja con Cáritas Congo para aliviar la situación de vulnerabilidad de los refugiados centroafricanos en la República del Congo, así como de los propios desplazados internos del Departamento del Pool.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus