26/03/2014

En recuerdo de Pedro Saugar

El destino ha querido que el mismo día nos hayan dejado dos personas con una gran vocación de servicio público y de entrega a una causa común, Adolfo Suárez, primer presidente de la Democracia, una de las figuras más importantes de nuestra historia, hombre de Estado que luchó por nuestra reconciliación y Pedro Saugar presidente de la Excelentísima Diputación Provincial de Cuenca (1983-1987).

Quisiera como actual responsable de esta institución, recordar y rendir homenaje a Pedro Saugar mediante estas líneas. Persona humilde, austera y con una trayectoria ligada al servicio público, en primer lugar ejerciendo el magisterio, en la provincia y en la capital, consiguió identificar los problemas de la calle para así tener un mejor criterio a la hora de buscar soluciones. Ocupó la Presidencia de la Diputación en un momento clave para la provincia, el inicio del Estado de las Autonomías y tuvo coraje para defender para Cuenca la capitalidad de la Región, allá en el año 1983.

Conoció y disfrutó de su provincia. Implicado en la solución de los problemas y del día a día con los Alcaldes, concejales, intentó desarrollar para el territorio el mayor número de infraestructuras posibles, Redes de Abastecimiento, Sondeos, Electrificación, Pavimentación de cables, Casas Consistoriales, Centros Sociales Polivalentes, Instalaciones Deportivas…

Hizo posible que en nuestra provincia existiese la Universidad Nacional de Educación a Distancia, concienciado de la importancia de que la formación llegase a todos los rincones en un territorio como el nuestro.

Pedro Saugar entendió muy bien el papel de la Diputación, como elemento integrador y vertebrador de una provincia.

Participo en la II Legislatura Autonómica como Diputado Regional, en ese inicio, donde todo era nuevo, pero con su sabiduría y saber estar también aportó algo a este nuevo Estado de las Autonomías.

Lo recuerdo paseando por las calles de Cuenca pero sin ser ajeno a lo que acontecía a su alrededor y comprometido con su entorno. Estaba enamorado de lo vivido e interesado por los acontecimientos. Así lo podemos disfrutar en sus libros, tanto en sus ‘memorias' como en ‘Desovillando' y ‘Desempolvando'.

Con gran ilusión lo invité a la celebración del Bicentenario de la constitución de la Diputación el 19 de Abril de 2013, donde asistió y participó. Un emotivo acto que sirvió para el recuerdo a todos cuantos han pasado por la institución y que han colaborado en el progreso y desarrollo de la provincia.

Hace unos días, lo visitaba en el hospital y con la misma educación, humildad y elegancia que siempre me saludaba, apretando mi mano: "presidente, ¿cómo van las cosas?", preguntaba…

Amigo Pedro, seguiremos, en tu memoria, haciendo las cosas lo mejor posible y atendiendo a las personas como a ti te gustaba, desde la cercanía y la sencillez.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus