02/02/2018

El piramidólogo de Paracuellos llega a decir que "el cáncer es psicosomático y el tabaco anticancerígeno"

En sus publicaciones afirma que la grave enfermedad "se produce por miedo", carga terapias avaladas por la experiencia clínica y alude a supuestos estudios de los que no muestra pruebas de validación académica ni científica

Los libros de Gabriel Silva, el piramidólogo y autodenominado gran maestre de una orden templaria con sede en Paracuellos de la Vega, cuenta con una extensa colección de libros en los que, entre otros asuntos, llega a defender que el cáncer es una enfermedad "psicosomática" que se contrae "por desórdenes emocionales".

En su obra ‘Ecologenia Global' defiende que "si usted ocupa la mitad de su tiempo vital y la mitad de su emocionalidad en los problemas económicos (...) su vida terminará con cáncer o con cualquier otra enfermedad".

Dedica párrafos enteros en esos y otros trabajos a desprestigiar las terapias y protocolos avalados por la comunidad científicas y décadas de experiencia investigadora y clínica para prevenir y tratar los diferentes tipos de cáncer.  

Las palabras de Silva en contra de los medios que se aplican en hospitales y centros oncológicos se confrontan con la realidad que muestran estudios como este del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, que señaló que abstenerse de los tratamientos convencionales sustituyéndolos "por terapias alternativas" multiplicaba por cinco el riesgo de muerte en estos pacientes. 

Es más. En sus publicaciones llega a culpabilizar a los subconsicentes de los enfermos o los parientes de éstos de padecer la enfermedad. En ‘Catarsis Cátara', el autodefinido como 'templario' afirma que "las enfermedades, sobre todo las degenerativas (esclerosis, leucemia, tumores, cáncer…) suelen ser cristalizaciones de falsos-egos cuyo origen puede estar en estas u otras encarnaciones o en taras psicológicas de los padres y/o abuelos)".

Otro párrafo dice que "los cambios mentales y psicológicos drásticos" pueden con enfermedades como el cáncer, hasta el punto que hay gente que se cura a pesar de la radioterapia y la quimioterapia, no gracias a ella". Una afirmación que, como otras de similar cariz, no sostiene con ningún tipo de dato de estudios homologados.

No se acaban ahí las extravangantes afirmaciones de Silva. Sostiene el piramidólogo-templario (y supuesto cantante y exagente de los servicios secretos argentinos) que "el tabaco no es la causa de ningún cáncer, no mata". Llega a aludir a la que bautiza pomposamente "como la estadística real de cáncer que conoce" y que "fue hecha por mí y varios médicos amigos" en hospitales argentinos y brasileños durante una década y según ese estudio "sí hay relación entre cáncer y tabaco, pero a la inversa". Un estudio que no está publicado en ninguna revista cienfífica prestigiosa. 

Incluso afirma que "el tabaco es un anticancerígeno" y que "el tabaco no provoca cáncer ni mata".

Silva defiende que "cada día caen miles de personas muertas por el miedo en diversas formas, pero una de ellas es el miedo a la muerte constantemente alentado por la medicina de mercado. El miedo es la causa del cáncer mortal, no el tabaco". 

En otro volumen, "Revolución terapéutica de las pirámides (sic)" escribe sin aparante sonrojo que "teóricamente la posibilidad de contraer cáncer para alguien que duerma en una pirámide es mucho menor que para alguien que no tenga ese refuerzo de neutrinos". Camas en forma de pirámide que su fundación vende a precios que rondan los 5.000 euros.

El Colegio de Médicos alertó esta semana sobre los riesgos de la pseudociencia

El Colegio de Médicos de Cuenca, tras ser consultado por Vocesdecuenca.es, emitió un comunicado fechado el pasado 31 de marzo en el que afirmaba sobre las afirmaciones de Silva y sus productos que "es de vital relevancia recordar a toda la ciudadanía la importancia y el peso de la evidencia científica para evaluar la efectividad de cualquier tratamiento".

Añadía que "no se  puede ni se debe tener en cuenta pseudociencias como la piramidología a la hora  de tratar una enfermedad, puesto que carece de ensayos clínicos que respalden su  práctica y su capacidad curativa". Silva llegaba a afirmar que "la energía piramidal" podía curar enfermedades como la esclerosis múltiple y que las camas y casas en forma de pirámide que vende actuaban contra una amplia lista de enfermedades, entre ellas el Sida.

"No está científicamente contrastado que la piramidología sea capaz de curar  enfermedad alguna", insiste el órgano colegial.

El colegio recuerda que es deber de los Colegios de Médicos el control y regulación de la profesión, así  como garantizar a la sociedad la calidad de los servicios sanitarios que esta pueda recibir e insiste en que "la existencia de pseudociencias como la piramidología pone en riesgo la salud de  la población, puesto que el paciente corre el peligro de convertir este tipo procedimientos en su primera o única elección, dejando de lado tratamientos sobre  los que sí hay un estudio científico que los refuerzan", alerta.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus