02/07/2017
Cultura y Vida

El hijo de Rueda llevará a Granada o Santiago la exposición de su padre y Zóbel si es rechazada en Cuenca

Cree el heredero del artista madrileño que la ciudad no está siendo justa con Gerardo Rueda porque "la colección del Museo de Arte Abstracto iba a Toledo y si no es por mi padre no viene a Cuenca"

Obras de la colección de José Luis Rueda

José Luis Rueda, heredero del artista Gerardo Rueda, se llevará a Granada o a Santiago de Compostela la exposición de obras de su padre y de Fernando Zóbel que ha sido ofrecida a la capital conquense si no recibe el apoyo económico de las instituciones para organizar esta  muestra, compuesta por obras del que también fuera conservador del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, piezas del pintor filipino y  951 piezas de arte suntuario.

Rueda y Cuenca Abstracta, asociación que se encarga de organizar la exposición, están pendientes de que la Catedral oficialice por escrito el apoyo a la exposición y el 14 de julio se reunirá el Consorcio para decidir si patrocina la exposición, cuyo  coste se ha cifrado en 200.000 euros. "Si para una exposición de Gerardo Rueda y Fernando Zóbel no son capaces de buscar el dinero de debajo de las piedras es que estamos muy mal", declara el hijo de Gerardo Rueda a Vocesdecuenca.es

La génesis de esta exposición se sitúa en enero de 2017, cuando un amigo le planteó al heredero de Rueda la idea de organizar una muestra sobre Zóbel y su padre. "En seis meses hemos avanzado poco", lamenta Rueda. Asegura que la Catedral ya ha dado el sí a la exposición "pero para mover las cosas necesitamos tener algo oficial, una carta".

Rueda señala que "tengo una exposición apalabrada en la plaza del Louvre en París y otra en Shangai, que tiene una población flotante de 500 millones de chinos. Si las instituciones de Cuenca fueran conscientes de lo que les estoy diciendo lo mismo saldrían corriendo a buscarme, pero como siempre se están mirando el ombligo, algo tan pueblerino que a mí me aburre..." asegura Rueda, que tiene sobre la mesa propuestas para llevar esta exposición "a la Alhambra de Granada y a Santiago de Compostela".

"Yo no puedo estar toda la vida pendiente de esto, ellos sabrán", advierte un enfadado Rueda, que recuerda que una exposición de este tipo "nadie más del mundo la puede hacer excepto la Fundación Juan March y yo".

Además de las obras de los dos artistas, la exposición la completaría un conjunto de antigüedades "que formaron ellos y que estaban en sus casas tanto de Cuenca como de Madrid". Son unas 2.500 piezas de todos los periodos de la historia del arte que en la actualidad son de la propiedad de José Luis Rueda.

La exposición tendría como comisaria a la catedrata americana de Historia del Arte Barbara Rose, de la que se dice que también ha tenido un importante papel en la futura llegada a Cuenca y Toledo de los fondos artísticos del multimillonario cubano Roberto Polo. "Barbara Rose es amiga mía, vive a 50 metros de mi casa y quién la ha traído y la ha metido en todos estos sitios ha sido José Luis Rueda, ha sido comisaria de 50 exposiciones de mi padre y aquí no quieren verlo".

Cree el hijo de Rueda que la ciudad está siendo injusta con su padre y reivindica su importancia para que el Museo de Arte Abstracto se abriera en la capital conquense. "Que no se olvide Cuenca que Gerardo Rueda era el mejor amigo de Fernando Zóbel, que le conoció en el año 1955, vivieron juntos y en 1962 conocen a Gustavo Torner y a Mompó en la bienal de Venecia" y señala que "la colección del Museo de Arte Abstracto Español iba a Toledo y si no es por mi padre no viene a Cuenca, esa es la verdad que aparece en los documentos que yo tengo, treinta cartas que envía Fernando Zóbel a mi padre desde Tokio, Hong-Kong y Manila". Estas misivas también podrán verse en la exposición "para que de una vez por todas quede claro todo".

"Que se haga esta exposición en Cuenca es un favor que les estoy haciendo que ni lo sueñan, si no se hace ellos verán, yo la voy a hacer sí o sí", insiste Rueda, que espera que llegue la financiación porque "yo lo que no voy a hacer es traer una colección única, de un nivel de hacerse en el Reina Sofía, y encima poner yo el dinero, cuando se gastan millones de euros en un chino que no conoce ni su tía", dice refiriéndose a la exposición de Ai Weiwei del pasado verano.

Además, cree que no es tanto dinero el que se necesita para la exposición, "porque yo tengo unas cerámicas chinas de la Dinastía Ming que valen en subasta 20 millones de euros, ¿qué hago, me las llevo a Cuenca y que me las roben? ¿Cómo las aseguro?". Explica que esta cerámica se la enviaba Zóbel a su padre en barco, como aparece reflejado en las cartas. "Esta exposición es de la misma importancia o superior que la que tiene el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y estoy aguantando porque ya me he comprometido" asegura el enfadado heredero del artista.
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus