26/08/2016

El genuino Raphael hace vibrar durante más de dos horas y media al público conquense

El divo de Linares mostró sus 55 años de experiencia sobre las tablas y, acompañado por la potente Orquesta Sinfónica del Mediterráneo, encandiló a los alrededor de 4.200 asistentes

El genuino Raphael hizo vibrar este jueves durante más de dos horas y media al público conquense. El divo de Linares mostró sus 55 años de experiencia sobre las tablas y disfrutó con una Cuenca que se entregó desde el primer tema. Estuvo acompañado por la maravillosa Orquesta Sinfónica del Mediterráneo, que contribuyó a crear ese entorno mágico que se da en las grandes noches conquenses que quedan marcadas en la retina.

El de este jueves no era un concierto más, y una gran mayoría de los conquenses que asistieron lo sabían, recibiendo al artista con una gran ovación. Los que no se unieron a este aplauso inicial fueron siendo conquistados poco a poco por un risueño Raphael, que hizo un extenso repaso de sus grandes éxitos. Con su característico estilo, interpretó sin descanso un total de 36 canciones.

Con ‘Mi gran noche', Raphael consiguió poner en pie a bailar al público, en la que fue una de las canciones más coreadas de la velada y que sirvió para calentar el ya de por sí favorable ambiente. El divo demostró con ‘Yo sigo siendo aquel' que efectivamente si hay algo que lo define es su genuinidad.

Raphael estuvo muy bailongo durante toda la noche, y disfrutó especialmente en ‘Estuve enamorado de ti', que por cierto tuvo por introducción y final las notas del ‘Day Tripper' de The Beatles. El cantante sabe como nadie crear esa atmósfera especial, tal y como hizo en una intimista versión –sólo acompañado por la guitarra- de ‘Gracias a la vida' con la que consiguió levantar al público de sus asientos.

El divo estuvo tan cómodo que llegó a dirigir a la orquesta en varias ocasiones. El público también lo hizo con sus brazos en ‘Estar enamorado', y marcando el ritmo con las palmas en ‘Maravilloso corazón'. 

También hizo disfrutar a la gente con el vals peruano 'Que nadie sepa mi sufrir' que popularizara la garganta de Edith Piaf. En 'Escándalo' comenzó una recta final de grandes éxitos con los que cerró el concierto. Como curiosidad, tuvo esta canción un solo del clarinetista conquense Javier Cañete, integrado en la Orquesta Sinfónica del Mediterráneo por sustitución. 

En su despedida, Raphael prometió seguir viniendo a Cuenca siempre que le llamen. Una promesa que tuvo una grandísima acogida por el público, que le despidió de su gran noche entre aplausos y piropos.

Ficha Técnica

Gira Raphael Simphónico.

El cantante Raphael, acompañado por la Orquesta Sinfónica del Mediterráneo

Listado de canciones (por orden): Intro ‘Yo soy aquel', Promesas, Ahora, La noche, Enamorado de la vida, Provocación, Mi gran noche, Se me va, Despertar al amor, Digan lo que digan, Yo sigo siendo aquel, Y fuimos dos, No puedo arrancarte de mí, Sí pero no, Por una tontería, Volveré a nacer, Gracias a la vida, Para que no te enfades, Un día más, Qué tal te va sin mí, Estuve enamorado, Cuando tú no estás, Detenedla ya, Desde aquel día, Estar enamorado, Amor mío, Maravilloso corazón, Que nadie sepa de mi sufrir, Cuando llora mi guitarra, En carne viva, Escándalo, Ámame, Qué sabe nadie, Frente al espejo, Yo soy aquel, Como yo te amo.

El concierto dio comienzo pasadas las diez de la noche y se prolongó durante más de dos horas y media. Celebrado en el recinto Serranía, asistieron como público unas 4.200 personas. También hubo gente que escuchó el concierto desde la explanada aneja.

GALERÍA FOTOGRÁFICA
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus