20/10/2017
Cuenca

El Colegio de Arquitectos de C-LM propone construir cuatro ascensores a lo largo de la hoz del Huécar

Llegarían a la Audiencia Provincial, Ronda y Casas Colgadas, el Archivo Histórico y Santa Catalina

Proyectos remontes

Los arquitectos del proyecto ‘Cuenca (in) n accesible por naturaleza han presentado sus conclusiones del estudio que han realizado para mejorar la accesibilidad del Casco Antiguo a través de algún tipo de procedimiento mecánico.

La muralla es el hilo conductor del proyecto y pretende poner en valor este monumento y allí estarían "las puertas del Casco del siglo XXI". Se genera un recorrido accesible a lo largo de todo el Casco Histórico  con cuatro accesos mecánicos a través de la Hoz del Huécar, todos de ellos en forma de ascensor.

La primera de las medidas se inspira en una idea que ya aparecía en el Plan Especial del Casco Antiguo y está asociada al aparcamiento. Se plantea es un ascensor que los arquitectos llaman ‘Rueda' y que conectaría el parque del Huécar con la Audiencia Provincial y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Subrayan que tiene un uso vecinal y también turístico. Los arquitectos proponen que este remonte fuera adosado a la muralla y tendría que estar asociado con la ampliación del aparcamiento, la recuperación del parque como zona verde y la iluminación de la muralla. Subrayan además que podría ayudar a descongestionar el tráfico en Palafox.

La segunda intervención, denominada Torner, transcurriría también por ascensor hasta Santa Catalina y permitiría llegar desde la Puerta de Valencia hasta la iglesia de Santa Cruz pasando por Matadero Viejo. Destacan los arquitectos que  facilita la comunicación con edificios que pueden tener un uso administrativo como la Casa del Corregidor o el edificio municipal de la calle Caballeros que ahora está en desuso. Insiste el equipo en que tendría que aprovecharse para generar actividad en la zona.

La tercera intervención sería un ascensor que llegaría hasta la Plaza de Ronda y las Casas Colgadas, ha sido bautizada como Zóbel. Parte de un paseo fluvial que culminaría en un ascensor que se construiría en una "grieta" en la hoz, que no tendría por qué ser muy visible, según han explicado los autores del prouecto.

La cuarta llevaría el nombre de Saura. Sería un ascensor panorámico hasta el Archivo Histórico, futura sede de la Fundación Roberto Polo. El ascensor conectaría el barrio del Castillo y eliminaría gran parte del tráfico rodado y además sería el enlace entre las dos hoces.

Estas soluciones de accesibilidad han sido presentadas en el marco del congreso Cuenca (on), celebrado en la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Los arquitectos Fernando Olmedilla, Carmen Mota y Ana Martínez, adscritos a la demarcación de Castilla-la Mancha, son los autores de este proyecto que arrancó en el mes de marzo a petición de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, ha agradecido a los arquitectos que han elaborado el estudio su esfuerzo "a costa incluso de vuestros propios trabajos" y considera que ha llegado el momento de tener este debate en Cuenca "para revitalizar el Casco, que es uno de los grandes aciertos del proyecto".

"Habrá gente que dirá que esto es una osadía, pero si en su momento no hubiera habido arquitectos osados no habríamos tenido el gótico ni se habría construido nuestra Catedral". No obstante, subraya que "hay que hacerlo, pero hay que hacerlo bien" y ha reiterado el compromiso del Gobierno regional de abrir el diálogo con el resto de instituciones y que el Consorcio puede ser el escenario ideal para este fin

Por su parte, los arquitectos han destacado que la propuesta se fundamenta en lo que consideran "la esencia de la ciudad, que es  el ciudadano, sin olvidarnos de la naturaleza y el patrimonio". Subrayan también que es una propuesta "global" y "minuciosa" que atiende las necesidades de cada zona del  Casco y anuncia que "pretende reinventar el Casco Antiguo, utilizando un lenguaje contemporáneo que refleje nuestro momento histórico".
La muralla tiene una importancia fundamental en el proyecto. El estudio calcula que hay 3.800 metros de los cuales el 60% no está visible, ya porque está cubierto por maleza, porque se ha eliminado o se ha construido encima. El 40% además está en mal estado.

Los arquitectos han querido subrayar que el problema del Casco Antiguo no es solamente por movilidad y por el turismo, sino también por necesidad de ayudar a un barrio "con un 80% de despoblación" según el estudio y y también por la "pobre repercusión de las actuaciones en el Casco Histórico".

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus