19/12/2017

Cuando las ideologías extremistas se visten de Utopía: ¡Peligro!

Hay preguntas, en apariencia absurdas, pero cuyas respuestas pueden ser perversas. Veamos un ejemplo, para aprender de él, en el momento actual y que responde a una terrible experiencia histórica –la revolución rusa de 1917-, con su desarrollo trágico en el comunismo soviético, durante gran parte del S. XX:
   <<¿Qué afinidad puede haber entre la "delincuencia generalizada" y el "intelectualismo nihilista", que sueña con la Utopía?>>
El abatimiento espiritual de la Rusia de finales del S. XIX y principios del XX era la resultante de dos fuerzas antagónicas:
- El despotismo político del zarismo, por un lado y
- La tradicional "proletarofilia" de los intelectuales rusos, por otro, para quienes, el conocimiento puro y la filosofía, como búsqueda de la verdad, se consideraba una dedicación casi inmoral.
Tal confrontación exigió decidirse y se optó por la primacía siguiente: los intereses de distribución e igualamiento se antepondrían  a los intereses de creación y de producción. "Salus populi, suprema lex" que, en su lenguaje revolucionario era: "el éxito de la Revolución –salus populi- es la Ley suprema".
La Historia está ahí y nos demuestra que los primeros efectos de esta opción, durante los disturbios y convulsiones  de las primeras décadas del S. XX fueron terribles en la práctica:
- Revolución y aniquilación.
- Terrorismo y persecución.
- Delincuencia y sangre.
Y lo más curioso es que estos "efectos" resultaron tan difíciles de distinguir que vinieron a ser las tres cosas a la vez. Los delitos políticos se fundieron con los delitos comunes y, ambos, camuflados en un significado ideológico y como expresión  de los nuevos ideales y valores!!!
Había llegado el momento en que los "predicadores de la fe social"            –desinteresados y altruistas- se envolviesen en la túnica de la falsa superioridad moral, resultando, luego, ser auténticos saqueadores, asesinos, indecentes, gamberros y violentos en extremo.
Era ¡y es! La conducta lógica a su fe intelectual y a su nihilismo, que les autoriza a la delincuencia, al desmadre, a la destrucción… pero atribuyendo  a tales conductas un contenido ideológico, de utopía y "progresista". Estamos ante la ética y la praxis del nihilismo.
Para toda esta "gente" –la de entonces y ¡la de ahora!- la evolución, la progresión y la continuidad históricas, no existen. Todo se debe iniciar "ex novo", por obra y gracia de su revolución. La fórmula de Lenin es paradigmática ¡y vigente!: <<Urge la "expropiación" de los "expropiadores" so pretexto de "una redistribución justa de la riqueza", sin más>>
CONCLUSIÓN y aviso a navegantes, dormidos/ingenuos y confiados:
- Aprendamos de la HISTORIA…
- Estos "utópicos" –Llámense ‘extrema izquierda/derecha', nacionalistas/separatistas…-  son el auténtico problema y peligro para nuestra sociedad democrática. Son insaciables y, para ellos, cada logro, no es un "término", sino un "comienzo".
- Pierden y nos hacen perder mucho tiempo y esfuerzos para repetir y sufrir sus fracasos.
- Nuestra sociedad es vulnerable, en exceso, a sus constantes asechanzas y desvaríos.
- Para ellos, la mentira, es sólo una forma más de ser hábiles y, así, lograr sus objetivos.
- ………..

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus