30/01/2016

Cierra Caledonia, la última tienda de discos de Cuenca, tras 25 años de andadura

Su propietario Javier Saiz se jubila con tristeza por dejar a la ciudad sin este servicio pero con la satisfacción de "haber llegado hasta el final del trayecto pese a todas las dificultades"

Caledonia

Caledonia, la última tienda de discos que quedaba abierta en Cuenca, cierra sus puertas por jubilación de su propietario Javier Saiz, que ha estado más de 25 años al frente de este negocio y ahora lo deja con el orgullo "haber conseguido llegar al final de este trayecto a pesar de todas las dificultades".

Esta tienda situada en la calle Teruel de la capital ha mantenido, según explica su propietario, "el número de clientes suficiente para seguir dando pasos". Son estos compradores habituales los que han hecho posible que este negocio haya logrado cumplir un cuarto de siglo.

Lamenta Javier que cada vez haya menos sitios en los que se vendan discos, "algo que parece condenado a extinguirse en las ciudades pequeñas y en parte en las grandes también". De hecho Caledonia era un establecimiento veterano que hacía ya años que se había quedado solo en este mercado como la única  tienda especializada en música. "Ha habido mucha gente que lo ha intentado y unos antes y otros después, todos hemos terminado, hemos sido la tienda de discos más longeva de Cuenca y no cierra porque falte gente, sino porque ya he terminado mi vida laboral".

Han sido 25 años de música en los que Javier ha podido descubrir "muchas piedras preciosas". Entre los discos que todavía tiene y que no le importaría quedarse para su colección destaca un directo en Nueva York de The Doors, una caja con la discografía de Lou Reed y los Rolling Stones, "de los Stones no me llevaría uno, me llevaría muchos. Y de Cash y the Little Richard y de Sabina, por supuesto".

Entre el inventario que todavía mantiene en el establecimiento hay mucho vinilo, un formato que parece vivir ahora una segunda juventud, aunque Javier cree que hay que analizar esto con prudencia, "parece que ha surgido una cierta vía para satisfacer a los aficionados, que jamás han estado tan bien atendidos como hasta ahora, con soportes maravillosos y vinilos con un sonido estupendo, pero ojalá no sea una cosa de moda".
Cree también que el declive de las tiendas de discos está relacionado con una falta de relevo generacional entre los aficionados. "Lo que tienen que hacer las nuevas generaciones no es oír música, sino escuchar música y yo lo que percibo es que mayoritariamente hacen lo primero. Un compositor ruso dijo que oír música no tiene mucho mérito, porque oír oyen hasta los patos, hay que escuchar".

El propietario de Caledonia dedica estos días a recoger los discos que quedan todavía en el establecimiento y reconoce que todavía no sabe qué va a hacer con el stock que le ha quedado. De momento, si él está en la tienda, abrirá amablemente a quienes llamen en busca de un último CD o vinilo.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus