17/05/2018
Cultura y Vida

"Los lectores agradecen que seas una persona cercana y no estés por encima del bien y del mal"

Entrevista al escritor Francisco de Paula, Blue Jeans,  con motivo de su paso por la Feria del Libro de Cuenca

Blue Jeans

Francisco de Paula, 'Blue Jeans', regresa a la Feria del Libro 'Cuenca Lee' con un nuevo libro bajo el brazo, 'La chica invisible', en la que se adentra por primera vez en la novela negra. Durante esta visita ha podido compartir impresiones con sus lectores, algo de lo que disfruta según confiesa en esta entrevista para Vocesdecuenca.es

¿Cómo se gestiona la situación de volverse un escritor superventas?

Lo bueno es que no ha sido de repente, hemos ido subiendo escaloncito a escaloncito. Yo empecé en Internet, de cero y esto no ha sido de buenas a primeras y lo llevo con la mayor tranquilidad posible, sabiendo que me tengo que esforzar mucho todos los días, que hay que currárselo mucho porque viene gente por detrás y que hay que pelear al máximo para que no se te vaya todo lo que has conseguido.

Lleva once libros escritos con 39 años, es un autor superproductivo...

Afortunadamente tengo tiempo y me puedo dedicar a esto únicamente. Soy incapaz de estar parado sin hacer nada. Durante el año me paso unos meses escribiendo y otros de gira, son prácticamente once meses de trabajo intenso. ¡Y que dure, porque sacamos un libro al año pero no se sabe cuánto va a durar esto, cuando se van a cansar las editoriales y los lectores de mí o cuando me voy a cansar yo mismo de mí!

¿Qué es más agotador, escribir o la promoción?

Me divierto mucho escribiendo últimamente, me lo estoy pasando bien. Soy cada vez más disciplinado y exigente. Tengo un horario prácticamente de oficina, escribo siempre en una cafetería y me obligo a ir todos los días de 9:30 a 13:30 y por la tarde de cinco a ocho, prácticamente de lunes a domingo. En cuanto a las giras me divierte mucho estar con los lectores, me lo paso muy bien y las firmas son acontecimientos. Lo que cansa son los viajes: estar una hora esperando en una estación, dos horas en un aeropuerto, estar en una semana en cuatro sitios diferentes... Cansa hacer y deshacer las maletas, dormir en una cama de hotel diferente, a veces no te da tiempo a comer... Eso es lo que agota, más que los encuentros con los lectores que los disfruto muchísimo.

"Intento estar al día de todo para ser lo más realista posible"

¿La clave de Blue Jeans está en cómo ha captado el lenguaje de los jóvenes lectores?

No sé cual es la clave, creo que puede haber varias, no solamente intentar pensar y sentir como ellos. Creo que sí que ayuda que los personajes sean parecidos a los chicos de hoy en día. Intento estar al día de todo para ser lo más realista posible. Creo que la forma de los libros también es importante porque ya saben cómo escribo: capítulos cortos, que me interesa más lo que piensa el personaje que las descripciones... Y otra clave es la cercanía, que el autor nunca esté por encima de el lector. Todos funcionamos en la misma línea, formamos parte de la misma aventura y eso lo notan los lectores. Yo soy el que lleva mis redes sociales, los 130.000 tuits que llevo son respuestas a ellos. El que lleva Instagram y el canal de Youtube soy yo. Creo que eso también se agradece, que una persona sea cercana y no esté por encima del bien y del mal.

Maneja las redes sociales y también domina los nuevos lenguajes promocionales como los 'videobooks'. ¿Es complicado dominar todas estas herramientas?

¡Necesitamos horas para contestar a todo el mundo!  A veces estás en plena promoción y te pones a contestar cosas. Trabajar con la editorial Planeta y su equipo de marketing y comunicación ayuda mucho. Ellos ponen a mi disposición herramientas, booktrailers, campañas de marketing, distribución... Eso ayuda a que los libros se vendan, es un trabajo en equipo, no es Blue Jeans solo, aunque creo que mi trabajo en redes sociales y en las giras ayuda a que el lector esté muy pendiente de todo lo que hago.

"He mezclado al Blue Jeans de mis diez novelas anteriores con mi pasión por la novela negra y Agatha Christie"

En la actualidad está promocionando 'La chica invisible'. ¿Es la primera vez que se adentra en este estilo de novela negra?

Es un cambio que hemos hecho. Llevaba diez libros con corazones en las portadas y no es que fueran exclusivamente románticos, a pesar de la etiqueta de 'autor de novela juvenil romántica' que he llevado estos años. Lo que me interesaba era tratar temas que pudieran interesar a los jóvenes: bulimia, anorexia, malos tratos, racismo, identidad social... He abordado muchísimos temas, tanto de adolescentes como de universitarios. Es verdad que el corazón en la portada se lo comía todo porque parecía que los libros iban solo de amores y desamores. Con 'La chica invisible' me apetecía un cambio. Necesitamos seguir con lo juvenil porque es lo que he hecho durante estos años, no podía dejarlo a un lado. Pero he mezclado al Blue Jeans de mis diez libros anteriores con mi pasión por la novela negra y Agatha Christie. Lo he hecho a mi manera, adaptado al siglo XXI y a personajes jóvenes. Me lo he pasado muy bien escribiendo esta novela.

¿Cómo la han recibido los lectores?

Está teniendo muy buena acogida. Los lectores han visto bien este cambio y tanto la editorial como yo estamos muy contentos con esta nueva etapa.

En cualquier caso, algunos de los problemas adolescentes que mencionaba siguen apareciendo también en La Chica Invisible, empezando por la propia protagonista.

Sí, claro. Yo siempre he hablado de personajes incomprendidos, en este libro también. En este caso son chicas que se sienten invisibles, que las hay. Estamos en una época de la historia en la que muchos chavales se sienten excluidos e invisibles. Es un término que viene bien tanto para el libro como que para que la gente que se siente así salga de esa invisibilidad, entrar en contacto con la gente y que hable, sobre todo que hable y que cuente cómo se siente.

Elige situar la novela en un ambiente rural, en un pueblo. ¿Tiene algún motivo?

Mis libros siempre han sido en ciudades grandes y para esto me venía mejor un pueblo pequeño, porque en ellos la mayoría toda la gente se conoce entre ellos. En este libro todos saben quién son los profesores, quién el alcalde, quién es el periodista del pueblo... ¡Si lo hubiera ubicado en Madrid habría tenido tres millones de sospechosos, hubiera sido más complicado! Me interesaba que fuera en un pueblo y que cuantos más sospechosos hubiera en el pueblo, mejor.

Ha hablado anteriormente de etiquetas. ¿Le han puesto ya la de autor para lectores millennials?

¡No, no creo, auto para millennials no! Me han llamado el Federico Moccia Español, Autor de Novela Juvenil Romántica, incluso el Justin Bieber de la literatura juvenil... ¡Me han llamado tantas cosas! Pero yo me lo tomo muy bien, no tengo ningún problema. Es cierto que algunas etiquetas son más cercanas que otras. ¿Con los corazones en las portadas qué quieres, no me van a llamar el Agatha Christie de los jóvenes? Entiendo que la editorial y las librerías te vendan de una manera, yo soy feliz escribiendo que es lo que a mí me importa. He luchado por los lectores siempre y los tengo a ellos por encima de cualquier cosa: de la editorial, de la prensa y de los intereses personales.  Creo que un chico o una chica que se gasta 18 euros en un libro merece todo el respeto del mundo y opinar sobre ti y sobre el libro lo que le dé la gana. Intento que el lector vea en las promociones y en las firmas que se vean que son ellos los importantes.

En esta obra ya ha realizado un pequeño cambio. ¿Le gustaría ir probando estilos nuevos conforme vaya cumpliendo años?

¡Ya estoy cumpliendo años! Federico Moccia ha pasado los cincuenta; Jordi Sierra i Fabra me dijo el otro día que tiene 70; Santiago García Clairac tiene 74... No creo que por seguir cumpliendo años tengas que escribir otro tipo de libros. Si estás adaptado a lo que va pasando... Es como decir que no puedes escribir de la II Guerra Mundial porque no la has vivido. Dependerá de los lectores, de la editorial y de mí. Yo soy el 33% de la ecuación y si los otros dos tercios quieren que siga escribiendo juvenil lo haré. ¿Que se cansan de mí? Ya me buscaré la vida. ¿Que hay que escribir otra vez sobre corazoncitos? ¡Encantadísimo de la vida! Voy intentando hacer lo que me gusta y lo que creo oportuno y de momento va saliendo bien, lo que no quiere decir que dentro de diez años la gente ya se haya cansado de Blue Jeans!

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus