12/08/2017
Cultura y Vida

"Hay una confusión muy grande entre vitalidad y excitación"

Entrevista a Juan Carlos Garaizabal, profesor del curso Libera tu Voz de las I Jornadas Nacionales de Formación Escénica 'Cuenca a Escena', que se celebrarán en septiembre

Juan Carlos Garaizabal

Juan Carlos Garaizabal (Bilbao, 1964) es el profesor del curso Libera tu Voz, incluido en la programación de las I Jornadas Nacionales de Formación Escénica 'Cuenca a Escena', un evento organizado por la asociación cultural Palanka Teatro que se celebrará del 6 al 9 de septiembre en la capital. Garaizabal, terapeuta bioenergético, cuenta con una dilatada experiencia como profesional de la voz aplicada a las artes escénicas, las terapias de expresión y psicoterapia. Ha sido entrenador y asesor vocal en numerosos montajes teatrales e impartido conferencias y escrito artículos sobre la voz en publicaciones como el periódico de artes escénicas Artezblai.  Su propuesta en Cuenca ha tenido tanta aceptación que ha sido necesario ampliar la oferta de las jornadas con un segundo curso sobre su materia.

El nombre del curso es 'Libera tu voz'. ¿Es una licencia poética o una declaración de intenciones?

Yo diría que ambas cosas. Lo que queremos es dar un apoyo para que la persona pueda sentirse en su voz. Y si me pongo un poco travieso, me encanta también decir que es una especie de movimiento subversivo para que la gente se suelte.

En los objetivos de su curso defiende que la voz no pertenece a los profesionales, que la voz es de todo el mundo.

Claro, es el sello de identidad de la persona, aquello que llega a la fibra más íntima del otro, aunque a veces no sea consciente de hasta donde le toca el sonido que le llega. Si lo ponemos en una imagen simbólica, sería como el número principal de tu DNI, tu huella dactilar.

¿Es un curso de voz o de canto?

¿Y dónde está la diferencia? El curso tiene el objetivo de crear las condiciones para que la persona pueda expresarse a través de su voz. Dicho esto, si queremos matizar tipos de emisiones nos encontraríamos con voz hablada, voz de llamada y voz cantada. En Libera tu voz entrarían estas tres emisiones. Digo entrarían porque igual la persona el recorrido que hace es hacia el silencio y otras personas pueden hacer un recorrido hacia la voz cantada. Si por curso de canto tienes en mente el canto clásico, de jazz, de folk... no es un curso de ninguno de esos estilos, aunque quizás se puedan intuir en la improvisación que hagan los alumnos. Ten en cuenta que el canto clásico, por ejemplo, es una forma de emisión con una estética muy determinada y dependiendo de la procedencia el profesor puede tener un matiz u otro, pero obedece a una música concreta y a unos requisitos estéticos definidos. Y lo mismo pasa con el jazz, el folk y el canto jondo. Todos ellos pertenecen al sonido de alguien que está moviendo su voz desde una intención muy concreta. No es un curso de canto, pero el canto está incluido.

"Si quiero transmitir aquello que me está pasando por los huesos, no lo puedo hacer de otra manera que a través de cómo suene mi voz"

Otro de los objetivos que marca en su curso es la exploración del potencial creativo de la voz.

Dejando de un lado el fin artístico, es que uno se da forma a través de su voz. ¡Fíjate si eso no es creativo! No importa que el fin sea artístico o cotidiano. Más allá del contenido cognitivo, si yo quiero transmitirte aquello que estoy sintiendo, aquello que me está pasando por los huesos y las fibras, no lo puedo hacer de otra manera que a través de cómo suene mi voz. Eso es muy creativo.

¿Qué relación hay entre la voz y la salud?

Desde que somos mamíferos para sobrevivir desarrollamos una segunda rama en el sistema nervioso autónomo, en el nervio parasimpático. Tenemos el dorsal y el ventral. El ventral, que es el más moderno, es el que se desarrolló para poder comunicarnos, intuir y sentir a nuestros congéneres y proteger nuestra especie, es el que regula el oído medio, los movimientos de la cara, el ocular, el corazón, la respiración, el tránsito intestinal y la voz. Por otro lado, el primer sentido que se desarrolla en el feto es el de la escucha. A través del líquido amniótico el feto va sintiendo de forma deformada la voz de la madre y se empieza a comunicar con ella, con su movimiento, a partir de lo que oye y siente. Tanto el oído como la voz son elementos muy primarios de comunicación entre los seres humanos. Por lo tanto, siempre vamos a estar muy sensibles a todo aquello que nos llega a través del oído y vamos a responder de forma muy inmediata con nuestra voz a la persona. Existe un bucle entre el impacto que recibo a nivel auditivo y cómo respondo a nivel vocal. De la misma forma que con la voz podemos interferir en el bienestar de una persona, el otro puede interferir en nuestro estado dependiendo de cómo nos hable. ¡Cuántas veces reaccionamos más al "cómo" se dicen las cosas que a "qué" se nos dice! Nosotros podemos regular nuestro estado emocional y de excitación del organismo a través de la voz y también el de la otra persona.

"Reaccionamos más a las cosas por el cómo se dice que por el qué"

¿Puede poner un ejemplo?

Por ejemplo, una persona que sufre estrés postraumático. Tú le hablas de forma corta, con un tipo de sonido sincopado, puedes genera una reacción violenta. O si el trauma está asociado a un evento de agresión sexual, una voz muy susurrada, muy aérea, puede ser el disparadero que evoque recuerdos. Si a una persona con una demencia vascular o alzheimer le hablas de forma abrupta se va a poner tenso, porque no puede registrar tanto el qué se dice sino el cómo le llega. La modulación en cuanto a tono, ritmo e intensidad de la voz en el contacto con cierta población de personas va a influir en su estado. Eso con un cierto grupo de personas, pero también va a influir en el caso de personas que, entre comillas, no tienen ninguna patología. La prueba está en que reaccionamos más a las cosas por el "cómo" se dice que por el "qué", por la conexión tan directa que tiene el oído con el sistema nervioso autonomo. A no ser que podamos filtrar, contenernos y autorregularnos, vamos a responder inmediatamente con la voz un bucle que cotiza en Wall Street y puede aumentar la tensión o no.

¿La voz influye sobre solamente sobre el bienestar psíquico o también puede tener su reflejo en un bienestar físico?

Primero en el bienestar físico, porque va ahí, directamente al sistema nervioso. Imagínate una especie de juego de espejos o una fila de naipes, si el sistema nervioso está regulado eso va a tener su reflejo en el sistema inmunológico y acto seguido en el sistema endocrino. Evidentemente, si los niveles internos de alerta se rebajan y hay menos tensión también el sistema muscular se va a ver favorecido. Afortunadamente, ningún sistema es independiente del otro, por lo que se va a reflejar en todas las esferas del organismo: la corporal, la psíquica y la emocional. Somos un conjunto interconectado, salvo que una persona esté muy desestructurada, en cuyo caso la comunicación se ve más obstaculizada.

Da la sensación de que en la televisión, incluso en la calle, la gente grita mucho. ¿Estamos acostumbrándonos a eso?

De entrada, me aburren muchísimo ciertas cosas que se ven en la televisión. Igual en la radio es bastante diferente, porque cuando a uno le atornillan el oído, coge y apaga. Pero yo creo que hay una confusión muy grande entre vitalidad y excitación. Es como si se busca que la gente esté excitada para que consuma más  y al final es como una especie de adicción. Hay gente que es adicta a las drogas, gente que es adicta a la hiperactividad y gente adicta al estar en el top de la ola. Y eso puede dar tanto vértigo  al personal que necesita consumir, consumir y consumir... Y... hellooooo! (sic), hablando mal y pronto, el hostión (sic) puede ser monumental. Eso por un lado, luego está el gritar más y dar más excitación para ofrecer la sensación de que suceden más cosas. A veces escuchando la televisión parece que te quieren vender algo que es "¡guau, ha desaparecido el hambre en África!", cuando lo que te están diciendo es que a uno le han visto que se ha ido a la peluquería con un pelo color amarillo. Y luego hay modas. Si escuchas series estadounidenses notarás que hay actrices que empiezan a hablar con la voz más como en graves (imita el sonido), algo así como cantaba  la Britney Spears, con la voz arrugada, y eso empieza a crear una moda en mujeres que, si no te sale natural lo que vas a hacer es forzar la voz y te vas a jorobar. Hay tendencias que no son sanas. También hay que decir que en televisión hay gente bastante regulada, por ejemplo, a mí me encantan Gabilondo y los actores de doblaje.

¿Esos son ejemplos de buen uso de la voz?

Sí, pero los tertulianos de la televisión hablan mal no, lo siguiente.

¿Puede hablarnos del método de trabajo que empleará en el curso?

En el curso hay varios elementos de base. Uno tiene que ver con la respiración, tipos de emisión, mecanismos y timbres. Son los elementos de la coctelera. A partir de ahí vamos a ir explorando estos elementos por separado y en combinado y se van a dar pautas de exploración para desarrollarlos. Yo me suelo fijar  bastante en los obstáculos que hay, porque el cuerpo es muy sabio y muchas veces, cuando nos encontramos con un "problema vocal" lo que hay es que se hace algo por exceso o hay algo en defecto. Se trata de ir explorando todos los elementos que intervienen en la emisión vocal para que la persona vaya registrando sensaciones, su sistema nervioso registre las posibilidades y luego, de forma espontánea, lo ponga al servicio de su expresión. Dicho esto, depende de cómo vea al grupo tiraré hacia unas propuestas o hacia otras. Y todo lo haremos desde lo lúdico, desde el juego serio y el placer de explorar, descubrir y curiosear.

¿Qué le parece la propuesta de estas I Jornadas de Formación Escénica de Cuenca?

Me parece una apuesta valerosa, atrevida y con coraje meterse con los tiempos que corren a organizar algo así. Me parece también bastante completa y equilibrada, porque hay parte de interpretación, parte corporal, parte vocal, parte de dramaturgia...

¿Conoce Cuenca?

Va a ser la primera vez que voy a bajar a Cuenca y tengo muchas ganas de conocerla, ya he curioseado un poco por Internet... Estoy muy contento de ir porque Pilar Martín, la directora de las jornadas y de Palanka Teatro, estuvo en un curso de Libera tu Voz hace muchísimos años en Bilbao y para mí, que de repente a alguien que estuvo allí le quedó resonando la experiencia, se lanza en organizar unas jornadas como estas con todo lo que conlleva que puede ser un cristo y decide que quiere que Juan Carlos esté allí con Libera tu Voz es como... ¡guauuu! Fue todo un honor, me tocó.

Juana Lor, profesora de Presencia y Acción Escénica del Curso, ha trabajado con usted. ¿Qué puede decirnos de ella?

Juana Lor es un cielo, eso para empezar. He tenido la ocasión de trabajar con ella y con Kabia durante cuatro años. También ha compartido conmigo experiencias, hemos hecho mano a mano en diferentes cursos y compartido improvisaciones. ¡Los dos tenemos una impronta guerrera a la hora de lanzar el sonido! Con mucho tono y con voz de llamada. Peleones juguetones, diría también. Además Juana tiene una sensibilidad y una escucha para ajustarse a lo que percibe y a lo que está en juego en ese momento en las situaciones. Y tiene mucha entrega y generosidad, todos aquellos que se han apuntado a su curso la van a gozar y van a aprender. Y para todos aquellos que estén dudosos les daría un empujoncito en la espalda para que den el paso y entren en lo que les puede mostrar y acompañar, porque ella ha hecho un recorrido muy intenso y muy arrriesgado y por lo tanto, muy valorable. En general, para todos los cursos, le pido a los indecisos que aprieten el acelerador para que no se queden sin plaza. Además, vamos a tener un poco de conciencia, tal y como está el panorama cultural y las dificultades que ahí, hay que apoyar a un grupo de personas que se lanzan a organizar unas jornadas como estas. Y hay que apoyarlas con presencia.

Para obtener más información sobre estas jornadas e inscribirte consulta la página de Facebook de las jornadas Cuenca a Escena
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus