10/12/2017

"Al final la gente se cansa de ver el folclore como un grupo de coros y danzas"

Entrevista a Javi Collado, voz de la banda de folk taranconera Zass!!Candil

Javi Collado

Javi Collado es la voz de Zas!!Candil, grupo de folk empeñado en sacar brillo a la  música de raíces taranconeras pero dando una vuelta de tuerca a ese cancionero para que llegue al mayor número de personas. Durante estos días preparan la grabación de su segundo disco en el Organic Audio Estudio de la capital conquense. Collado está implicado además en otros proyectos como el festival Caño-On y las Jornadas de Música Popular que se celebraron en la localidad recientemente.

¿Cómo empezó la historia de Zas!!Candil?

Zas!!Candil surge de un grupo de amigos que decidimos volver a nuestras tradiciones. Muchos venimos de familias que han estado vinculadas al folclore desde hace tiempo y teníamos grupos de otros palos musicales, blues y otras cosas que parece que vienen más de fuera. Decidimos juntarnos para trabajar con la música que habíamos crecido, explorar nuestros sonidos.

"Tenemos referentes como Eliseo Parra y Carmen París, que empezaron con otros rollos y al final se dieron cuenta de que en la Península hay música muy rica y la tenemos un poco olvidada"

¿No es más habitual que el camino sea el inverso, empezar con lo folclórico e ir hacia otros estilos?

Nosotros tenemos referentes de gente que les ha pasado mismo, como Eliseo Parra o Carmen París, que empezaron con otros rollos y al final se dieron cuenta de que aquí en la Península hay música muy rica y la tenemos un poco olvidada siempre y hay quien la ve como una música de viejos. Ahora hay un movimiento de reelaboración del folclore, que es por lo que luchamos Zas!!Candil. Nosotros veíamos que se estaba perdiendo,  que gente de otras generaciones les tocabas una canción en plan de juerga y no la conocían. Pensamos entonces coger las canciones que tenemos y darles una vuelta para que lleguen a más gente.

¿Cuánto tiempo lleváis con este proyecto? ¿Pensabais que iba a tener tan buena aceptación?

Investigando llevamos unos cinco años y empezamos como grupo hace tres años y medio, pero antes habíamos hecho ya algunas cosas con otros grupos, una jota por blues y cosas así. La aceptación creo que sí ha sido buena. De hecho la idea se forjó cuando veíamos que con otros grupos hacíamos cosas como 'La aceitunera' y a la gente le gustaba. Quizás lo estamos haciendo ahora más tradicional, porque metemos más instrumentos tradicionales que estamos aprendiendo a tocar, pero con una base más contemporánea de estilos y sonidos. La mayoría de la gente en Tarancón lo ha aceptado superbién y lo que más me llama la atención es que los niños lo enganchan fácil y ese es el objetivo fundamental, que no se pierda.

"Al final se unen los eslabones y en una familia todos se conocen las canciones"

¿Hacéis cosas específicas para los más pequeños?

Sí, se hacen conciertos didácticos y hace poco en las Jornadas de Música y Cultura Popular por las mañanas íbamos a los coles y ha funcionado muy bien. A los padres y madres también les hace ilusión. Hay gente que cruza los 40 años que sí que escuchaba estas canciones porque el Caño Gordo, el grupo folclórico de Tarancón, las ha seguido manteniendo, pero te encuentras situaciones bastante curiosas como que los abuelos se las saben del boca a boca y del Caño Gordo y los pequeños se las aprenden de la vuelta que le hemos dado. Al final se unen los eslabones y en una familia, viniendo de diferentes lados, todos conocen las canciones.

¿Han encontrado alguna reticencia de gente a la que no le gusta cómo tratáis estas canciones?

Hay gente, algunos incluso componentes del Caño Gordo, que no lo acepta porque lo ven que les quitas un poco de protagonismo. Pero a la vez ellos están también metiendo más caña y saliendo de la rutina que tenían, así que al final ha sido positivo para todos, porque ahora ellos están investigando más sobre canciones que estaban un poco más muertas.

Desde luego, entre Zas!!Candil y Caño Gordo hay una importante reivindicación del folclore taranconero, quizás incluso mayor que en cualquier otra localidad conquense.

En otras zonas de la península a las que nos llaman para tocar, como Burgos, Salamanca, Zamora, toda esa parte de Castilla La Vieja la música tradicional ha tenido más continuidad. Hay grupos de gente joven como nosotros que están reelaborando la música de tradición oral. Aquí en Castilla-La Mancha no hay tanto y en Cuenca quizás seamos los únicos porque grupos como Tormo y Voces de Esparto van más hacia lo tradicional. Estamos teniendo muchos bolos por eso, porque al final la gente se cansa de ver el folclore como un grupo de coros y danzas.

"El folclore tiene esa potencia que también tiene el blues, son músicas muy básicas a las que les puedes dar una vuelta"

Es decir, no os centráis solamente en conservarlo en Tarancón, sino  también en darlo a conocer fuera...

Por suerte estamos participando en muchas jornadas de música tradicional y tenemos amigos en muchas zonas. Nosotros también conocemos canciones de otros sitios y las tocamos aquí, al final se crea una red. Gente de Tormo y Voces y Esparto han venido a vernos a Tarancón y ven atractiva esta vuelta que le hemos dado. Al final el folclore tiene esa potencia que también tiene el blues, son músicas muy básicas y sencillas a las que les puedes dar una vuelta para llevártelas a tu terreno.

¿Cuáles son los grandes 'hits' de Zas!!Candil?

¡A nosotros nos gustan todos porque es con lo que trabajas! Las primeras con las que empezamos, 'La Puntita' y 'La Aceitunera', han llegado. Y luego 'El Bicho Manolo' o el galopeo, la jota labriega, el 'Pelelito' que tira más a lo infantil... Son canciones muy nuestras y al final enganchan. Luego depende de cada momento. Muchos padres nos dicen que duermen a sus niños con la Nana del Pardal.

"Pensábamos que muchas de las canciones eran tradicionales que habían pasado por el boca a boca pero algunas no son así"

Dentro de vuestro repertorio hay un nombre que destaca entre todos los demás, el de Luis Rius.

En el primer disco ya la tuvo y en este todavía va a tener más porque es cuando hemos cerrado el círculo de la investigación que hemos hecho. Tuvimos la oportunidad de ir a México varias veces, hicimos varias entrevistas y contactamos con la familia, con su hija que tiene 94 años ahora, que nos pasó un montón de documentación y nos contó cómo su padre grababa las canciones allí. Lo que hemos hecho es aclarar la historia del origen del cancionero, porque nosotros pensábamos que muchas de las canciones eran tradicionales que habían pasado por el boca a boca pero algunas no son así. Se ven a la hora de escribirlas, más como poesía y con una métrica bastante clara. En la música tradicional no suele pasar eso. Este hombre lo que hizo es hacerlo más poético. Dentro de nuestro cancionero hay una parte que es más popular como el Pelelito, la seguidilla y las jotas que se han cantado siempre en Tarancón pero también hay una parte que recopiló Rius. Este señor tenía un poder adquisitivo alto y tenía sirvientes que lo bajaban a la parte de las cuevas, donde nació Tarancón, la parte más vieja y desde crío iba memorizando y cantando canciones. Cuando se exilió lo que hizo fue recordar las canciones, con el valor añadido de que este hombre no sabía de música. Él grababa con un magnetofón las melodías, recordaba las letras y le añadía su parte más poética, que como republicano que era se basaba mucho en cosas de Lorca y de Machado.

¿Es Rius una figura reconocida en Tarancón?

La familia Rius es muy conocida en Tarancón. Su hijo fue un poeta importante en México, yo me he encontrado a gente allí que ha hecho investigaciones sobre él. Allí al padre no lo conocen aunque entre republicanos exiliados en Casa España, que era como un lugar de encuentro, se conocían bastante. Su padre donde más fama tuvo fue en Tarancón, aunque luego desarrollara su labor de difusión en México, donde montó un grupo que se llamó El Candil. Por eso nosotros tenemos ese nombre, porque es como darle una vuelta a su cancionero y a ese grupo.

"En las jornadas de Música Popular hemos buscado el sentido más humano de las cosas"

Anteriormente ha mencionado las Jornadas de Música Popular celebradas hace unos días y que llevan el nombre de Félix Collado. ¿Puede explicarnos quién era Félix Collado?

Félix Collado era mi padre. Fue una persona que estuvo muy involucrada en el tema de recuperar las canciones y la cultura tradicional en Tarancón. Era una persona muy vinculada al folclore en general.

Las jornadas se han puesto en marcha coincidiendo con el 30 aniversario de su muerte.

Él murió en accidente de tráfico el 86 pero le hicieron un homenaje en el 87 al que vinieron músicos de muchísimos lugares amigos suyos. Hicimos estas jornadas siguiendo la filosofía de la gente que entonces estaban recuperando el folclore, en un momento que según nos han comentado y se podrá ver en el documental que estamos preparando era muy importante por el tema de la creación de las autonomías y la recuperación de la libertad de poder cantar tus canciones sin que nadie te meta caña. Las jornadas han buscado el sentido más humano de las cosas, la unión, lo que hace la gente altruistamente en unos tiempos en los que parece que tienes que tocar siempre cobrando... ¡Qué está bien también! Creo que hemos conseguido reivindicar la música más popular, más de calle. Vinieron a tocar, como en el 87, muchos amigos de fuera y también gente de la quinta de mi padre que ha vuelto a esa esencia. ¡Algunos llevaban sin tocar 25 o 30 años! Ha sido una semana muy potente a nivel emocional, parece que ha saltado la chispa otra vez y hay gente deseando que vuelvan a hacerse las jornadas.

¿Le viene la pasión por el folclore en la sangre?

Cuando mi padre murió fue como un paréntesis. Yo iba a cantar con él a los sitios donde se juntaban, incluso fuera de España. Después seguí escuchando esa música e incluso me juntaba con amigos de mi padre a tocar: Ya en la adolescencia me dediqué más al rock y al blues y cosas así, pero con 16 años me empezó a picar de nuevo el gusanillo. Me juntaba con La Rondalla y El Sotanillo que eran todos grupos de mi padre, pero eran cosas puntuales y después ya nos metimos más de lleno. Lo que has mamado te aflora, en la forma de cantar y tocar que he tenido siempre ha tenido mucha importancia el folclore y se nota.

De este ejemplo se extrae también la importancia de los  padres como transmisores de esa tradición a los hijos...

Es  que es fundamental. ¡Que le guste a los críos lo que hacemos es la hostia (sic)!

Llega a ser hasta  sorprendente...

¡Sí! Nosotros lo hicimos con ese sentido. En Tarancón vas a tocar a un sitio y ves a los abuelos, a los padres, a los niños... Es un concierto intergeneracional, que es lo que mola... Y en Cuenca también, que es algo que nos llama casi más la atención.

En Estival Cuenca, festival que se celebra en la capital, os habéis convertido casi en habituales..

Sí, porque siempre hay un día de música tradicional y Marco (Antonio de la Ossa, director del festival) también lucha por eso.Y ve además que tiene acogida, porque trae a grandes estrellas del folclore. Nosotros encantados.

"Me tira más el proyecto de Zas!!Candil que el de Coast Cats, lo veo más personal y enriquecedor"

¿Tiene totalmente aparcada su parte más rockera? ¿Sigue vivo su proyecto con The Coast Cats?

Los Coast Cats seguimos con cosas puntuales, en febrero nos juntaremos para los yeyés y un par de semanas antes sacaremos repertorio. A mí me tira más el proyecto de Zas!!Candil, lo veo más personal y enriquecedor, porque al final lo otro es copiar, a esto le puedes aportar algo más creativo.

Zas!!Candil Tiene otras dos características: son muchísimos músicos y entra y sale muchísima gente.

Ahora estamos en un momento de cambio, desde principios de verano ya empezó a tocar gente nueva y en el disco se va a notar. Al final está entrando mucha gente, con mucha energía y ganas de aprender y aportar.

¿Cuántos instrumentos sonarán en el nuevo disco?

Venimos con muchos pero luego es lo que te vaya pidiendo cada tema. La base es que haya parte de instrumentos tradicionales de percusión, bajos, guitarras, acordeón, dulzaina, viento y metal... En Tarancón hay mucha tradición de bandas de música y muchos de nuestros músicos vienen de allí, es parte  de nuestra tradición y nos gusta que esté.

"Hay gente en Caño Gordo muy joven que piensa que le estas quitando algo que, en realidad, no pertenece a nadie"

¿Son estos vientos y metales los instrumentos por los que os llueven más críticas de los más puristas del folclore?

No, no es lo que más critican... La parte crítica que tenemos en Tarancón es de gente que está metida en el folclore sin tener la esencia del folclore. No lo quieren difundir, lo quieren para ellos y que sea como algo sectario. El folclore es todo lo contrario. La gente que inició el Caño Gordo y ha estado mientras estuvo mi padre es la gente que más nos apoya y sin embargo hay gente en Caño Gordo muy joven que piensa que le estás quitando algo que, en realidad, no pertenece a nadie, porque la tradición oral es de todo el mundo. Al final ellos han estado muy parados, moviéndose lo justo. Nosotros hemos estado echando una mano a Caño Gordo y nos hemos salido porque no tiene la fuerza o la vitalidad que tiene que tener el folclore en nuestra época. Nosotros lo consideramos una aportación positiva, porque abres el folclore a mucha más gente, mientras ellos se decidan a tocar solamente en festivales de coros y danzas y cosas así. No es la mayoría del grupo, son cuatro o cinco.

En general está muy implicado en vida cultural de Tarancón, si no es con un proyecto es con otro...

Por el curro que tengo en el Ayuntamiento me toca tirar de muchos proyectos. Ahora estamos con la Casa de Piedra, un espacio que nos han cedido en el que vamos a montar un centro cultural autogestionado. He estado mucho tiempo fuera pero al final Tarancón es mi pueblo y me gusta que la gente tenga oportunidades que nosotros no hemos tenido. Nos hemos tenido que ir fuera y volver para desarrollar las ideas en Tarancón, ahora queremos que los niños vean cosas nuevas y que el potencial cultural sea mayor. A veces está demasiado centrado en determinados colectivos y hay que buscar el lado alternativo de las cosas y que la gente tenga opciones.

Otro de sus proyectos en el Caño-On, un festival que trae una semana de conciertos y actividades a la localidad... ¿Tiene respaldo suficiente del Ayuntamiento?

A nivel económico hay poco porque el Ayuntamiento de Tarancón está muy limitado por la deuda y estas cosas. Sí que aporta una pequeña subvención, que será como el 5 o el 10% del presupuesto. Pero a nivel logística nos ceden espacios y los trabajadores municipales se implican mogollón. Son cosas que hacemos con apoyo de la administración pero queremos que cada vez sea menor ese apoyo porque es un proyecto que llevamos con una filosofía libre y preferimos que el Ayuntamiento no esté dentro. En la Casa de Piedra, por ejemplo, nos ceden el espacio pero llevaremos todo el tema de gestión.

"Hay movimiento cultural y musical en Tarancón e igual todo viene de la semilla que hemos plantado desde hace unos años"

¿Hay un movimiento asociativo más potente para organizar cosas en Tarancón que en la capital?

Bueno... Allí tampoco es que seamos muchos y somos siempre los mismos como pasa en Cuenca. También es cierto que va creciendo y va entrando gente joven y eso ayuda a tener más continuidad. El Caño-On lo empezamos cinco iluminados porque nos apetecía hacer un festival en nuestro pueblo y conocíamos gente que podría venir. Ahora somos entre sesenta y setenta personas los que lo movemos. Además hay gente de otros colectivos que está abriendo la mente y al final hay buena onda para hacer cosas, hay movimiento cultural y musical e igual todo viene de la semilla que hemos plantado desde hace unos años. También es verdad que Tarancón es más pequeño que Cuenca y tenemos más posibilidades para que nos dejen sitios, pero al final es un pequeño mundillo, porque hay gente que no valora todo lo que hacemos, pero haces actividades y viene mucha gente. Es un buen momento en Tarancón para hacer cosas.

En el Caño-On estuvo Rozalén cuando la conocían cuatro gatos y se comenta que Javi Collado tuvo mucho que ver con eso...

(Risas...) A Mari (Rozalén) y a Bea (Romero, que traduce las canciones a la lengua de signos) las conocí en Bolivia hace muchos años, en el programa de Jóvenes Cooperantes de la Junta. Desde el primer momento vimos que era una tía que transmitía, con un sección myy bonita. Empezó viniendo a tocar en el parque en plan acústico y ha venido durante años de una manera u otra. Ahora se mueve en otras escenas y está muy metida en sus giras pero seguimos teniendo contacto. Es una amiga al fin y al cabo, ha tenido otra trayectoria pero sigue siendo muy humilde y muy normal...

Cuenta la leyenda que el escenario del Caño-On lanza carreras...

Tuvimos también a La Raíz, que primero vino a nuestro bar, el Abierto Bar. Ese año vinieron al Caño-On y a partir de ese momento dieron el pelotazo. Hemos tenido a musicazos, a Bongo Botrako, a Eskorzo, Alamedadosoulna... Grupos del estilo que nos gusta de siempre, que es del rollo mestizo, muy de la Sala Babylon de Cuenca...Se agradece porque vienen por la pasta que tienen...

"El Abierto Bar sea posiblemente el proyecto que inició todo"

Menciona el Abierto Bar, que precisamente va a celebrar ahora su décimo aniversario...

El Abierto nos ha dado mucho. Posiblemente sea el proyecto que inició todo para mí y para mi hermano. Tuvimos un bar durante diez años que se llamaba 'Abierto hasta el amanecer' y ahora este ha cumplido otros diez. Nos ha dado para poder estudiar y comer. En esta segunda etapa el local era nuestro y apostamos por la música en directo. Lo celebraremos el fin de semana que viene con 'Tongo', otro grupo que dentro de pocos años será la hostia (sic) y que tiene a Eva Sierra, una cantautora muy potente, como cabeza visible. Será un grupo que se conocerá luego más por ahí...

Para terminar, ¿qué más nos puede adelantar del próximo disco de Zas!!Candil? ¿Cuándo estará en la calle?

Vamos a grabar durante los meses de diciembre y enero en el estudio de Iñaki (Martínez, el Organic Audio Estudio de la capital). Queremos que esté para mediados de marzo, pero el seis de enero vamos a realizar un concierto en el Auditorio de Tarancón y con la misma entrada, que va a costar diez euros, se va a reservar el disco y el documental que hemos hecho con la investigación sobre Rius y la música tradicional de Tarancón. Va a ser además un concierto especial, con amigos de muchos sitios... El disco va a tener canciones de Tarancón y de otros sitios, canciones de Rius que no tenían música las hemos musicalizado y va a colaborar mucha gente. Creo que va a ser un disco bonito y a la gente le va a llamar la atención.

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus