14/08/2016

"Ai Weiwei es un hermoso pretexto para descubrir cosas que tenemos en Cuenca desde hace mucho tiempo"

Entrevista a Carlos Aganzo, comisario de la exposición 'La Poética de la Libertad'

Carlos Aganzo

El poeta y periodista Carlos Aganzo (Madrid, 1963), director del diario El Norte de Castilla, se encarga junto a Florencio Galindo del Comisariado de la exposición 'La Poética de la Libertad' que se exhibe en la Catedral de Cuenca. Una de sus misiones ha sido la de tejer el hilo narrativo de una muestra en la que se habla de la Catedral de Cuenca; de la rebeldía de de Zóbel, Torner, Canogar y el resto de artistas informalistas; de Cervantes, del drama de los refugiados y por supuesto, de la libertad.

Transcurridas las primeras semanas de exposición, ¿se están cumpliendo las expectativas generadas?

No sabría decirte el número de visitantes, creo que es alto o bastante alto. Pero la mayor satisfacción que tengo es el sentimiento con el que sale la gente después de ver la exposición. No hay mejor publicidad que el boca a boca, te garantiza que eso se va a transmitir a otra persona. Creo que se está cumpliendo el objetivo que teníamos con esta amalgama de exposiciones, unas dentro de otras. Puede parecer poco contenido pero hay muchas sensaciones y al final el visitante sale con la sensación de haber vivido una experiencia, eso era lo que nos proponíamos. Creo que el público sigue y entiende el discurso y disfruta con todas las sensaciones concatenadas: pequeños descensos a los infiernos, salidas hacia la libertad, la expresión de cada una de las obras de arte y luego el conjunto de todo lo que se ve... Parece que todo ese juego está funcionando.

"No sólo es necesario recordar que Cuenca es la capital española del arte contemporáneo, sino además que todo aquello costó mucho"

¿Cuáles son las claves de esta exposición?

La clave está por un lado en la conexión Catedral de Cuenca-Ai Weiwei y Ai Weiwei-Cervantes por otro. Ese es el discurso inicial. A partir de eso se van añadiendo una serie de microexposiciones muy vinculadas. ¿Hablas de la Catedral de Cuenca y no hablas de Cuenca? Sería absurdo, Cuenca está incorporada como parte de La Poética de la Libertad. ¿Hablas de la Catedral y no hablas de los artistas que hicieron la Catedral? Pues incorporas a Ventura Rodríguez y a Esteban Jamete, con pleno derecho como artistas propios de la Catedral. Y los informalistas cada día tienen mayor fuerza y no solamente es necesario recordar que Cuenca es la capital española del arte contemporáneo, sino además que todo aquello costó mucho, hay que ponerse en la España de entonces... Hoy el arte contemporáneo es un lenguaje que, mal que bien, entendemos todos, pero es un arte que ha tardado en entenderse. A Cervantes también tardamos en entenderle un montón de tiempo, si no nos lo descubren los ingleses en el siglo XIX igual hoy no sabríamos quien era Cervantes. Los mensajes tardan. El propio Ai Weiwei es para muchos un artista incomprendido, aunque cada vez se va entrando más en la complejidad y a la vez la simplicidad de su lenguaje. 

¿Cuál es la génesis de la exposición, cómo se trae a Ai Weiwei a Cuenca?

Es una propuesta que hace Eulen Art a la Catedral y el Cabildo desde el principio lo apoya hasta hoy. Juntos buscan la financiación y van añadiendo más elementos. Pero hay algo que no podemos olvidar, que la exposición se llama SACRED (Sagrado). Esta exposición luciría estupendamente en la Tate Gallery o en cualquiera de los grandes museos y galerías de todo el mundo, pero estoy seguro de que esta obra se vive en una Catedral de otra manera. Creo que eso es lo que ha convencido a Ai Weiwei para hacerlo aquí. De ir a ver una exposición de Ai Weiwei en cualquier lugar del mundo a verla aquí, creo que ganamos mucho.

Esta exposición es la más cara de la temporada en España, con una inversión de millón y medio de euros. ¿Se puede considerar cara o lo vale?

Necesitamos invertir mucho más dinero en cultura. Un millón y medio de euros en una exposición está bien, pero en el año cervantino tendría que haber cinco, seis y siete exposiciones de este tipo en España y no las hay. Andamos gastando dinero en otras cosas que no son cultura que no deberíamos y me parece absolutamente bien invertido en este tema, todo el dinero que se gaste en cultura me parece bien. ¿Que si es caro para lo que vemos? Yo creo que no, si conseguimos que cale el mensaje que queremos eso redundará en beneficio de la sociedad.

"Todo el lenguaje que ya estaba en la Catedral se poetiza en esta exposición"

Entrando en detalles sobre la exposición. ¿Quizás la Catedral forma parte del lenguaje de La Poética de la Libertad, es el hilo conductor que ofrece sentido al conjunto?

¿Qué tienen que ver Jamete con Ai Weiwei? Pues mucho. Jamete también estuvo en la cárcel y también fue un artista radical que tuvo muchos problemas en su tiempo. Tuvo protectores, como los tiene Ai Weiwei, si no tampoco podría haber llegado hasta aquí, pero también detractores grandísimos. Pero es que si piensas en los informalistas, todos están hablando de lo mismo: de cautiverios, de perder y conseguir la libertad. Cuando ya utilizas unas metáforas entras en la poética de la libertad y es maravilloso ver cómo la Catedral se transforma en un gran poema. Estás viendo las verjas de Juan Francés y ves una  cárcel dorada. A lo mejor nadie ha pensado antes que eso es una cárcel, pero hablando de Cervantes y Ai Weiwei se convierte en una, una cárcel que encierra un tesoro, pero que encierra. Todo ese lenguaje que ya estaba en la Catedral se poetiza en esta exposición.

Otra característica de la exposición es que es multidisciplinar: tiene audiovisuales, pintura, arquitectura, escultura...

Eso es fundamental. Ai Weiwei es un artista que ha hecho arquitectura, pintura, música... Así es el arte de nuestro tiempo, hace mucho que ha sobrepasado los límites del lienzo. De hecho lo sobrepasó con los informalistas y ahí tienes a Canogar, que tiene cuadros en los que la pincelada continúa por la pared o por donde le dejen. Además Ai Weiwei tiene una cosa importantísima, que es el sujeto del arte: la propia acción del hombre, la propia protesta, se convierte en arte. Él mismo con su cautiverio se convierte en objeto de este arte. Es interesantísimo ver cómo es el arte del siglo XXI, no tiene límites y los sujetos y objetos del arte no son los de siempre pero conectan maravillosamente con gentes de todo el mundo. Ai Weiwei defiende la espiritualidad tradicional china pero su lenguaje es rebelde, subversivo, de denuncia de las excrecencias de Occidente. Se entiende en todas las ciudades del mundo. Y es interesantísimo ver esto dentro de la Catedral.

"En La Poética de la Libertad estamos hablando de muchos de los aspectos que a lo largo de nuestro tiempo nos ha transformado"

Volviendo a la exposición, destaca también por hacer un recorrido temporal e histórico, que va desde la construcción de la Catedral hasta una temática de actualidad como la de los refugiados...

Estamos hablando del gótico, que se levanta sobre el románico aquí. El gótico es una revolución, es una búsqueda del espacio, de la luz, de las alturas... En cierta manera la libertad es también un despegar del suelo hacia el cielo. Esta es junto a la de Ávila la primera Catedral gótica de Castilla, que pasa del estar junto a la tierra del románico al levantarse hacia el cielo del gótico. En La Poética de la Libertad estamos hablando de muchos de los aspectos que a lo largo de nuestro tiempo nos ha transformado. El tiempo de Cervantes, la caída del imperio, los problemas de su época... ¡Es tan importante entender el XVII para saber quiénes somos! Y aquí tenemos a Cervantes, palpitante y en su peor aventura personal que es el cautiverio en Argel. ¡Qué dureza estar esos años de cautivo en una guerra con los turcos que se parece  tanto a los problemas que tenemos ahora en el Mediterráneo! Es una exposición que la puedes coger de tantas perspectivas, tan antiguas pero tan modernas, que verdaderamente me parece que tenemos suerte de poder disfrutarla y si la vivimos con un poquito de profundidad nos va a dar muchísimos mensajes.

"Al final vamos a aprender a ver la Catedral de Cuenca  de otra  manera"

¿Es la Catedral de Cuenca la gran beneficiada de esta exposición, le va a servir para obtener mayor reconocimiento?

¡Claro! La Catedral ha sido la gran generosa de esta exposición, hay que decir al Cabildo gracias por ser tan generoso y tan abierto. Sin la apertura de miras, sin la capacidad de ver la profundidad de las cosas, esta exposición no hubiera sido posible. Esa generosidad de la Catedral va a revertir en  ella misma. Al final vamos a aprender a ver la Catedral de otra manera, vamos a ver sus mensajes con mucha más intensidad, con más fuerza. Y son mensajes que siempre han estado ahí. El arco de Jamete es algo impresionante y yo imagino que en una visita normal a la Catedral de tránsito al claustro dirás "qué bonito el arco este", pero si te paras a explicar un poco quien era ese personaje y a explicar cómo se vivía en ese siglo XVI el arte es emocionante. Todo eso va a servir para que veamos la Catedral de la manera en que hay que verla. Y lo mismo puedo decir del Museo de Arte Abstracto de Cuenca con los informalistas y con la propia ciudad de Cuenca. Al final de la exposición Cuenca queda, la Catedral queda y el museo queda. Estoy seguro de que vamos a ver otra vez el museo con la fuerza y la verdad que tuvo cuando lo fundaron, que la sigue teniendo ahora y que me reconocerás que durante mucho tiempo no le hemos dado la importancia que tiene. Ai Weiwei es un hermoso pretexto para descubrir estas cosas que tenemos desde hace mucho tiempo y tenemos que verlas de manera nueva. Y las tienen que ver también las nuevas generaciones, que a veces parece que esto ha existido siempre y aquí hay mucha vida y mucha historia.

¿Qué opina de las críticas a que la Catedral mantenga símbolos de la época franquista en su fachada, la conocida como la Cruz de José Antonio, cuando está albergando precisamente una exposición que critica una dictadura? ¿Si hubiera dependido de la organización habrían intentado que se quitara?

Es una parte del exterior que no toca con la exposición. La polémica obedece a algo que es la Ley de Memoria Histórica, que tiene sus jueces y sus plazos. Según tengo entendido el Cabildo ya tiene claro lo que se tiene que hacer, pero el juez no ha dicho "¡hágase!". Las leyes son genéricas, pero luego hay que aplicarlas. El Cabildo ha preguntado varias veces cómo ejecutarlo. Si me pides mi opinión personal, esta ley tiene una parte que considero muy positiva, que es el reencuentro con los seres queridos asesinados por un régimen y luego hay una parte de eliminación de signos franquistas que corre el peligro serio de eliminar parte de nuestra historia. Y la historia debe estar ahí para que no se vuelva a repetir, que esos signos los reconozcamos y sepamos que durante un tiempo pasó esto. Tú no podrías entender a los informalistas sin el franquismo. No son unos artistas que nacieron por generación espontánea, nacieron en el seno de una dictadura donde todo lo extranjero estaba prohibido y era malo y por lo tanto su desconexión con las corrientes europeas les incitó a buscar una libertad intelectual dentro de una no-libertad física. Los informalistas son producto clarísimo de ir contra una dictadura y no podríamos explicarlos sin hablar de la España de los cincuenta. Hay leyes que en su fondo tienen mucho fundamento pero al aplicarlas fallamos.

¿Esa es la conexión que tiene Ai Weiwei con los informalistas, no se entiende si no es dentro del régimen chino?

Si tú no entiendes cómo es el régimen chino, si no sabes que su padre fue depurado por la revolución cultural china, no puedes entender a Ai Weiwei. Es lo mismo. Sabes que en China se destruyeron todas las imágenes de Mao. De hecho yo conozco una coleccionista que tiene 200 bustos de Mao que ahora se cotizan muchísimo en las galerías de arte del mundo. Tú no puedes borrar la memoria de Mao-Tse-Tung. Como no puedes borrar la memoria de Adolf Hitler. Tú no puedes sembrar margaritas en Auschwitz y dejarlo ahí. Auschwitz debe estar ahí para que sepamos lo que ocurrió. La Ley de Memoria Histórica tiene una parte de justicia con el pasado que me parece muy bien pero tiene otra de querer borrar el pasado que me parece que es errónea. Es lo que en publicidad llamaríamos un 'efecto boomerang', haremos que eso llame mucho más la atención. Pasa lo mismo con la figura de Hitler, que está despertando verdaderas pasiones en Alemania porque ha estado prohibida la apología de Hitler. ¡No prohíba la apología de Hitler, diga usted quien era, sepamos lo que hizo y no lo hagamos mucho más, con eso es suficiente! ¿Usted cree que por tirar todas las estatuas de Stalin no ha existido? Por resumir, me parece una polémica ajena al sentido de la exposición.

"Nuestro sistema está tan desarrollado que a veces rozamos el esperpento y grandes faltas de libertad por respetar a los demás"

El Ai Weiwei activista se caracteriza por estar siempre rodeado de cámaras. En el documental 'Never Sorry', vemos cómo graba a los policías que le están vigilando. Con la Ley de Protección Ciudadana de España podría haber tenido problema para dar salida a esas imágenes...

En España tenemos uno de los índices más altos de libertad del mundo y aun así vivimos un momento de estatalización de todas las cosas que nos dejan muy poca libertad. Pienso por ejemplo en las normas de tráfico: tienes que conducir con las manos en el volante, no puedes sacar el codo hacia afuera, no puedes discutir con las personas que tienes al lado... Este código es de una represión altísima, sin embargo está votado democráticamente, es una ley que emana del Parlamento con los votos de los ciudadanos. Mayor democracia no existe y sin embargo, mayor falta de libertad tampoco. ¡Qué contradicción! A veces es necesario salir de España para saber lo que tenemos aquí. Y cuando hablo de España también hablo de Europa. Incluso por encima de los ingleses, el 'Brexit' no hace otra cosa que marcar la diferencia entre un modelo europeo y un modelo que no termina de ser europeo por mucho que queramos. Inglaterra tiene otra forma de entender los derechos, aunque a ellos les encanta presumir de democracia. Les pasa lo mismo a los Estados Unidos, no está al mismo nivel de libertades que tenemos en Europa. Por eso cuando hablamos de China o de artistas que tienen que hacer su arte en otros lugares del mundo y de cómo se hace en España creo que debemos estar verdaderamente orgullosos y más si pensamos cómo éramos hace cuarenta años. Y ahí están los informalistas para decírnoslo, ahora sin embargo es mucho más sencillo. Tú no puedes captar con la cámara a unos policías porque democráticamente tú has votado que los policías tienen derecho a la intimidad. Tu derecho a comunicar está chocando con el derecho a la intimidad y nuestro sistema está tan desarrollado que a veces rozamos el esperpento y grandes faltas de libertad precisamente por respetar a los demás. Es un debate extraordinario, que a mí me encanta, pero no hay que ser demagógico porque hay que ver cómo está la libertad en el mundo y nosotros en Europa vivimos en un reducto bastante interesante.

"Una sociedad solidaria como la nuestra está mostrando su peor rostro, el más segregacionista y xenófobo"

No quiero decir con esto que los derechos que nos ha costado conseguir, con esta última crisis, algunos se han puesto en solfa e incluso otros han vuelto hacia atrás. Y en La Poética de la Libertad tenemos el Laberinto del Dictador de Florencio Galindo sobre el drama de los refugiados, una sociedad solidaria como la nuestra que de repente muestra su peor rostro, el más segregacionista y xenófobo. Eso está ocurriendo en seno de nuestra sociedad europea, con la ultraderecha en Francia, los movimientos neonazis en Alemania... Estamos en un momento en el que se están poniendo a prueba los límites de nuestra libertad, nuestra tolerancia y nuestra solidaridad, porque entre otras cosas la crisis económica ha hecho daño a nuestros bolsillos pero también a una serie de principios que nos había costado llegar hasta aquí. Por eso es momento para reflexionar sobre la libertad, la solidaridad, la globalidad del arte como vemos en esta exposición con una Catedral de Cuenca tan localizada con un artista tan mundial. Lo global es lo universal sin puertas, que decían Miguel Delibes y el portugués Miguel Torga y esta exposición no la vamos a encontrar en otro sitio, una exposición que sea tan palpitante en nuestro tiempo.

Ai Weiwei ha canalizado gran parte de su protesta a través de Internet y las redes sociales...

Lo primero que le cerró el Gobierno chino es su blog y donde consiguió darse a conocer es a través de la red. Internet, que es problemático para muchas cosas, que coarta tanto la libertad de las personas, bien utilizado tiene unas posibilidades de comunicación que nunca ha tenido. Todas las tecnologías tienen un ying y un yang y él ha sabido aprovechar esta posibilidad de comunicarse con un público de todo el mundo, creo que lo ha hecho de una forma extraordinaria.

"Sobre los informalistas ha caído una pátina de olvido tremenda"

¿Esta exposición es el reencuentro de Cuenca y de España con la generación de los informalistas?

¿Qué ha pasado en España con el arte contemporáneo? Eso es para hacer otra entrevista en profundidad o un curso de los que hago en la universidad... España ha entrado en un modo de analfabetismo funcional tremebundo, en un desconocimiento de su tradición, sus valores y su cultura tremendo. España, que hace ejemplarmente la transición de la dictadura a la democracia sin derramamiento de sangre, que en los años siguientes hace una transformación bestial, que se convierte en una referencia cultural mundial en todos los campos... Acuérdate de Camarón y Paco de Lucía en el Madison Square Garden y en Tokio. Y de repente, se pasa a unos años de analfabetismo funcional y a Goya y Velázquez los reconocemos porque no hemos tenido más remedio. Nadie se acuerda de nuestros grandes escritores y poetas, vivimos en un momento de desconexión de la sociedad con su propia cultura. Está muy imbuida en la parte frívola y superficial de las nuevas tecnologías. Y hablamos de los informalistas, que enlazan directamente con Goya. Estamos hablando de un arte profundamente español. Saura es Goya, el tachismo de Saura son las pinturas negras de Goya. ¿Pero qué hay después de ellos, y no de ellos en el arte donde sí tenemos cosas muy interesantes, sino qué reconoce la sociedad que hay? Nos está pasando con todo. Los índices de lectura de autores actuales están bajo mínimos, se leen best-sellers y no autores de la nueva narrativa. ¿No hay autores? ¡Sí que los hay! Yo pertenezco al mundo de la poesía y hoy hay más poesía y mejor que nunca. ¿Pero donde están los lectores? A los informalistas les ha pasado que siendo rompedores, negados en su país y explotados en el mundo entero como ejemplo del nuevo arte español y de repente cae sobre ellos una pátina de olvido tremenda. Y olvido también es incomprensión. Me parece lamentable que ahora tengamos que volver a explicar a la gente qué son las arpilleras de Millares.

El caso es que hay una generación, en la que se incluye este entrevistador, a la que no le han explicado nunca a los informalistas, ni en el colegio ni en el instituto, a pesar de estudiar en Cuenca, donde aquellos artistas dejaron huella...

¿Qué años tienes tú?

34

Yo tengo 52 y a mí sí me lo han explicado. Algo ha pasado.

¿Y qué ha pasado?

Las leyes de educación, es un tópico decirlo pero es la verdad. Somos analfabetos funcionales con leyes de educación cada vez peores. El otro día dábamos una noticia que me parece maravillosa dentro de la tristeza: sólo tenemos el 19% de abandono escolar. Damos palmadas con las orejas, porque hemos llegado hasta el 33. ¡Uno de cada tres muchachos abandonaba los estudios y los dos que quedaban forman parte de la generación peor preparada de la historia, la generación con más títulos pero peor preparación! Eso les ha hecho desconectarse de realidades mínimamente profundas y el informalismo no es una realidad primaria, es una realidad que requiere un poquito de profundidad de campo, aunque tampoco mucho. Y por eso hay una generación entera que no sabe quiénes son los informalistas, porque no se lo han enseñado en los colegios, ni en los programas de televisión, ni sus padres les han llevado a verlos, ni han leído periódicos ni libros... Todo ese conjunto, que no solamente es el colegio ni el instituto, que es la verdadera 'turmix' de la educación, porque nuestra enseñanza Primaria no es tan mala. El material humano que llega a la universidad ya es muy dificultoso, tú no puedes enseñar a leer y escribir poniendo acentos y comas a los alumnos de Periodismo que tengo en la universidad. ¡Pero lo necesitan! En realidad ellos se creen que están informados de todo, pero viven en una burbuja ficticia y a mí me da mucha pena porque se lo tenemos que volver a explicar. ¡Y es un poco cansino!

"Creo que para los chavales esta exposición puede ser muy enriquecedora, tiene muchos valores"

¿Qué claves hay que transmitir a los chicos de los colegios que vendrán a ver a partir de septiembre esta exposición para que la entiendan?

El mensaje de lo que significa la libertad en el ser humano es importantísimo. Lo que significa el arte contemporáneo, entendiéndolo como la horquilla que va desde los informalistas a Ai Weiwei, se lo vamos a decir. Que sepan lo que es el arte del siglo XX que son los informalistas y el del siglo XXI que es Ai Weiwei es estupendo. Y que recuerden a Cervantes y el tesoro que tenemos con la lengua española. Con esos mensajes ya me quedaba satisfecho. Si además conseguimos que vuelvan a fijarse en la Catedral y en la propia Ciudad Patrimonio de la Humanidad en la que estamos habremos ganado mucho. Creo precisamente que para los chavales esta exposición puede ser muy enriquecedora, tiene muchos valores.

"La obra de Galindo siempre ha sido una denuncia permanente sobre los cotos que el hombre pone a la naturaleza"

¿Qué destacaría de la parte de la exposición de Florencio Galindo y su Laberinto del Dictador?

Galindo es hijo de los informalistas, la mitad de Galindo es Tapies y la otra mitad es Antonio López. Es un pintor que conoce el realismo pero conoce el informalismo, es lo que algunos han llamado el 'realismo sucio'. Esa parte de la abstracción la tiene muy asumida pero también tiene una cierta figuración. Pero a mí la parte que más me interesa de Florencio Galindo, aparte de la artística, es la ética. La obra de Galindo siempre ha sido una denuncia permanente sobre los cotos que el hombre pone a la naturaleza. Él no ha hecho más que pintar lo que realmente ve a su alrededor, le sorprende encontrarse un cuervo crucificado en el sembrado para escarmiento de otros cuervos, para él se convierte en un símbolo de la humanidad, de cómo el hombre sacrifica al hombre para dar escarmiento a los demás. Aquí ha dado un paso más y al rendir homenaje a Ai Weiwei ha puesto en el centro, sin ambages, no a la naturaleza ni a los animales sino al hombre.  Esas alambradas se han convertido en las alambradas de los refugiados y esos trocitos de rafia azul que encontramos es el testimonio de lo que ha conseguido pasar. Es un testimonio de libertad, porque se ha pasado, pero también del trozo de vida que se ha dejado en el camino. Al pasar de la libertad al cautiverio algo se pierde en el camino. Me parece que es una de las aportaciones más originales, hermosas y auténticas que tenemos, un laberinto cuya función era hacer un nexo junto a Jamete entre Cervantes y Ai Weiwei y hemos visto frente a nuestros ojos cómo esa obra que era transitoria cobraba una personalidad y relevancia, hasta el punto que me parece una de las piezas más importantes de esta exposición. Si te das cuenta, Ai Weiwei y Cervantes están hablando de su experiencia personal. Galindo está hablando de una experiencia colectiva, el éxodo colectivo. Esa entrada en el problema ajeno me parece que le da una dimensión global y abierta, algo que también busca el arte de Ai Weiwei. Creo que es uno de los grandes hallazgos, hablar de Florencio Galindo es hablar de otra generación de pintores extraordinarios. ¡Imagínate, si no hemos terminado de conocer a los informalistas, qué poco sabemos de los hijos de los informalistas! Creo que tenemos una buena oportunidad también para darles a conocer.
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus