01/12/2019
Cultura y Vida

Sevilla acoge una exposición sobre el Espacio Múltiple del pintor conquense Quico Rivas

El Espacio Santa Clara de Sevilla inaugura el próximo 5 de diciembre la exposición ‘La aventura del Equipo Múltiple y la vanguardia sevillana de su época (1969-1972)', que podrá visitarse hasta el 26 de enero de 2020

El Espacio Santa Clara de Sevilla inaugura el próximo 5 de diciembre la exposición ‘La aventura del Equipo Múltiple y la vanguardia sevillana de su época (1969-1972)', que podrá visitarse hasta el 26 de enero de 2020 y que conmemora la creación del Equipo Múltiple por Juan Manuel Bonet y Quico Rivas en la Sevilla de finales de los años sesenta.

Aunque nacidos en 1953 en París y en Cuenca respectivamente, Juan Manuel Bonet y Francisco Rivas coincidieron y se hicieron amigos inseparables en el instituto sevillano Fernando de Herrera durante los años 60, cuando la tensión social y las revueltas callejeras en las grandes ciudades reclamaban mejores condiciones de vida y, sobre todo, la recuperación de las libertades cercenadas tras la Guerra Civil.

Por entonces en Sevilla convivían la secular tradición de la nobleza y la alta burguesía latifundista con una importante efervescencia estudiantil y social que fue el perfecto caldo de cultivo en que afloraron experiencias artísticas tan formalmente radicales como el Equipo Múltiple, constituido por Bonet y Rivas cuando apenas habían cumplido 16 años y, pese a la brevedad de su travesía –desde 1969 hasta 1972–,  consiguieron dejar huella tanto en el ambiente artístico de la ciudad como en las galerías de Madrid, Barcelona y Valencia en las que expusieron de la mano de la entonces emergente Juana de Aizpuru.

La actividad del Equipo Múltiple durante esos cuatro años de frenética actividad estuvo repartida entre la práctica del arte a cuatro manos, y la crítica o ensayística: en 'El Correo de la Artes', suplemento semanal de 'El Correo de Andalucía' dirigido por Antonio Bonet, padre de Juan Manuel, volcaron su vocación de escritores -bajo los seudónimos Francisco Jordán y Juan de Hix- para abrirse camino en la actividad a la que ya iban a dedicar en adelante sus mejores energías, puesto que mediante las críticas, ensayos y entrevistas que le daban contenido al suplemento, los jóvenes Bonet y Rivas abonaron el terreno para lo que sería su principal dedicación desde entonces: libros, colaboraciones en prensa, prólogos para catálogos y comisariados de exposiciones fueron ya sus principales ocupaciones, aunque con el nuevo siglo Rivas volvió a la actividad pictórica, en solitario y con su propio nombre, como quedó demostrado en la estupenda exposición presentada por Esther Regueira en este mismo espacio hace poco más de un año, 'Quico Rivas: una continua maquinación'.

En 2001, tres décadas después de la disolución del Equipo Múltiple, Rivas decidió recuperar el material de aquella aventura compartida y presentar una selección de sus trabajos en la Galería Sandunga (Granada), y en el Colegio Mayor Rector Peset (Valencia), para cuyo catálogo escribió un texto de introducción que ahora abre también el de esta exposición que conmemora el medio siglo transcurrido desde su creación.

La revisión, medio siglo después, de esta aventura artística del Equipo Múltiple, tan breve como intensa, hace necesaria también una revisión del momento artístico en que surgió y se desarrolló, para que sus creaciones se presenten, ahora y aquí, arropadas por una larga treintena de obras de artistas de la vanguardia sevillana de la época, así como de algunos otros creadores muy cercanos a los emergentes Rivas y Bonet que visitaban Sevilla con frecuencia, como Fernando Zóbel y Gerardo Rueda, artífices junto a Gustavo Torner del Museo de Arte Abstracto Español, de Cuenca, que los alentaron en su aventura a la par que dejaron su impronta y magisterio en la capital hispalense durante sus repetidas estancias sevillanas. 

Cuando el Equipo Múltiple surgió en 1969, Sevilla era una ciudad muy anclada todavía en lo académico y, en la práctica, su única relación con el arte contemporáneo se condensaba en la galería La Pasarela, que abrió sus puertas en 1965 de la mano de Enrique Roldán y presentó exposiciones individuales de  Fernando Zóbel, Antonio Saura, Lucio Muñoz, y Gerardo Rueda, entre otros artistas del llamado Grupo de Cuenca vinculados a la galería Juana Mordó, de Madrid, así como de los artistas locales Teresa Duclós, Paco Cuadrado, Juan Suárez, José Luis Mauri, Luis Gordillo, Carmen Laffón y Francisco Molina, que había llegado desde Madrid para quedarse.

Así fue como la Galería La Pasarela, la librería Montparnasse -en cuyo sótano debutó el Equipo Múltiple y presentó la colectiva 'Sobres'-, y la Casa Damas que acogió su segunda individual, en 1972, consiguieron renovar el ambiente artístico sevillano, algo que casi coincidió en el tiempo con la desaparición del Equipo Múltiple, provocada en la práctica por el traslado de la familia Bonet a Madrid en 1972.

Para darle continuidad a aquella bocanada de aire fresco, Juana de Aizpuru recogió el testigo de La Pasarela y en 1970 abrió una galería con su nombre en la calle Canalejas: una apuesta por el arte de riesgo que fue el vehículo decisivo para que Sevilla entrase definitivamente en la modernidad. Y esta palpitante tarea de renovación se consolidó poco después con la creación, en 1972, del Museo de Arte Contemporáneo.

Desde ahí y a lo largo de los cuatro años que fluyen desde el 69 al 72, Bonet y Rivas fueron creando un buen número de obras que aglutinaron tentaciones y devociones bien concretas que van desde el napolitano Lucio del Pezzo y el americano residente en Roma Cy Twombly, hasta los artistas españoles del llamado Grupo de Cuenca, así como otras querencias del informalismo abstracto y del pop imperantes por entonces.

La aportación de todos los artistas que acompañan la aventura del Equipo Múltiple en esta muestra, tanto los sevillanos como aquellos otros que, por su presencia continuada, ayudaron a oxigenar la ciudad en tiempos especialmente difíciles, componen hoy, medio siglo después, un nutrido y variopinto mosaico que nos pone ante un espejo y nos devuelve, de entonces a hoy, el reflejo de nuestra propia realidad.

 

Galería

Average (0 Votes)
The average rating is 0.0 stars out of 5.
comments powered by Disqus